Este viernes, el senador Guido Girardi (PPD), junto al presidente de Conadecus, Hernán Calderón, y el líder de la Federación de Trabajadores de Farmacias, Mauricio Acevedo, se reunieron con Felipe Irarrázabal, el fiscal nacional económico, con el propósito de pedirle que el organismo que diriga investigue una nueva colusión entre las tres principales cadenas de farmacias del país: Ahumada, Cruz Verde y Salcobrand.

Los denunciantes acusan que las farmacéuticas están implementando nuevas estrategias de colusión, poniéndose de acuerdo nuevamente para concertar el precio de los productos, incluso coludiéndose con doctores y laboratorios a través de las recetas médicas, e impulsando otra vez el sistema conocido como “Canela”, en que los vendedores de las cadenas reciben comisiones por vender productos más caros a los compradores.

Un ejemplo de lo anterior sería el programa “Procuidado” de Salcobrand, que consiste en un plan de beneficios en el que distintos laboratorios otorgan descuentos a ciertos medicamentos en compras prescritas por médicos.

Para para acceder a él, el cliente debe “entregar su RUT, teléfono (se pone énfasis en esto) y firmar un voucher”, y además se debe ingresar el RUT del médico, lo que, según la denuncia, hace “sospechar la existencia de beneficios o regalías que puedan recibir estos por la compra que realice cada paciente con el programa ‘Procuidado’, (…) pues prepondrá a recetar un medicamento que sea parte del plan”.

Mauricio Acevedo, presidente de los trabajadores de farmacias, llamó a “las nuevas autoridades a regular los precios de los medicamentos como se hace con los cigarros,con la bencina. Hasta ahora ningún Gobierno ha hecho esfuerzo de verdad por terminar con este lucro”.

Además, Hernán Calderón afirmó a Cooperativa que “aquí hay indicios de actitudes anticompetitivas que están afectando en forma significativa a los consumidores chilenos que somos los que pagamos los precios de medicamentos más caros de Latinoamérica”.