El viernes 27 de abril se inició una toma indefinida en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile para exigir mejoras en el protocolo de acoso sexual de la facultad.

La decisión se tomó después de una asamblea que contó con la participación de más de 600 estudiantes. En aquella instancia se votó y se acordó esta medida de presión debido a la forma en la que se han afrontado las situaciones de abuso sexual y acoso al interior de la facultad.

La movilización también responde a la lentitud con la cual se ha llevado a cabo un sumario contra el profesor Carlos Carmona, quien fue acusado de acosar a una estudiante. Tras ocho meses aún no se ha dado respuesta por este caso.

“Esta situación no debe ser abordada desde el simple rechazo a este profesor en particular, pues da cuenta de una institucionalidad completamente rebasada, que ya hace tiempo ha demostrado ser incapaz de dar soluciones reales a los problemas que enfrentamos las mujeres en nuestros espacios”, señalaron los estudiantes en una declaración.

“Hoy, debemos ser críticas y propositivas frente a los instrumentos con los que cuenta la institucionalidad para abordar los casos de acoso, abuso y discriminación, la precarización laboral que viven las trabajadoras de nuestra Universidad, la brecha de oportunidades académicas para estudiantes y profesoras con respecto a los hombres, la existencia de contenidos que reproducen fielmente el patriarcado como parte de nuestro currículum académico, y una serie de situaciones que cristalizan la precarización de nuestras condiciones de existencia”, agregan.

Junto con esto hicieron un llamado a “todas las estudiantes secundarias y de educación superior, secretarías de género de nuestra y otras instituciones, profesoras, funcionarias y académicas a sumarse a la movilización”.