Este martes 1 de mayo el mundo recuerda el Día Internacional del Trabajador. Chile no será la excepción. Ya es tradicional la marcha de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) por el centro de la capital, pero desde hace doce años se sumó una segunda movilización que, en sus últimas convocatorias, ha superado la que hasta entonces era la representación “oficial”.

Mientras la CUT llamó a reunirse a las 10:00 en Plaza Los Héroes para caminar hasta avenida Portugal con Alameda, la Central Clasista de Trabajadoras y Trabajadores (CCTT), llamó a hacerlo desde la misma hora, pero en Alameda con Brasil hasta Matucana. Ambas marchas caminarán en sentido contrario, no sólo en rutas sino también en ideologías.

Los organizadores de la CUT pertenecen a la Nueva Mayoría. Su presidenta, la comunista Bárbara Figueroa, encabezará la columna y oficiará los discursos centrales que cierran el acto. Según señaló este lunes, la movilización tiene “la necesidad de valorar y dignificar el rol de los trabajadores y trabajadoras”. La CUT tiene como objetivo defender las reformas del gobierno de Michelle Bachelet, que la actual administración de Sebastián Piñera pretende detener.

Por su parte, el bloque de organizaciones populares tras la CCTT, afirmó que “la marcha convocada por la dirigencia de la CUT, representa la marcha de la traición, la marcha de la conciliación con la patronal y su viejo Estado, la que camina sobre la sangre de los dirigentes sindicales asesinados bajo Pinochet y los gobiernos que le han servido, continuando y profundizando su Plan Laboral al servicio de los patrones”.

Ambas movilizaciones fueron autorizadas por la intendencia de Santiago, y el recorrido de las marchas quedó establecido de la siguiente manera: