Luego del impacto mundial que generó el fallo sobre el caso “La Manada”, en que un tribunal español calificó como “abuso sexual” la violación grupal de un grupo de cinco hombres a una joven de 18 años durante las celebraciones de San Fermín 2016, siguen saliendo a la luz nuevos antecedentes.

En medio de toda la indignación e impotencia que ha generado la situación, algunos medios españoles han sacado a la luz audios que los integrantes del grupo se enviaron temprano esa noche, y que dan cuenta de que ellos tenían en sus planes cometer una agresión y además que habían consumido cantidades importantes de droga.

“Quillo en verdad follarnos a una buena gorda entre los cinco en San Fermín sería apoteósico. Prefiero follarnos a una gorda entre cinco que a un pepino de tía yo solo“, dice uno de los condenados en un audio de Whatsapp que difundió Antena 3.

Otro de los integrantes del grupo además recalcó que era “muy importante la droga. Que no se os olvide, que la echaremos en falta después”, y reiteró sus planes: “En Pamplona las ideas claras, tío. Buscar a gorditas con casa. Gorditas pamplonicas y vamos donde nos vamos”.

Los registros también dan cuenta del consumo de drogas debido a que uno de ellos dice textual: “Los 300 euros que me tocaron en el póker me los estoy tomando en drogas”.

También en El Programa de Ana Rosa de canal Telecinco publicaron registros de los momentos antes de que los cinco hombres atacaran a la víctima. “Vaya como lo estás pasando Churra. Esto no tiene límites. No los tiene”, le dicen, mientras están bebiendo por las calles de Pamplona antes de la violación, y al mismo tiempo le piden un saludo para el resto de ‘La Manada’. 

Aparentemente, los conocidos del grupo estaban enterados de su forma de actuar, ya que tras la agresión, nadie de su entorno pareció sorprendido e incluso dan a entender que conocen de sus actitudes. “Quillo parece que estoy viendo a ‘El Prenda’. Los notas ahí liados con la tía y él ahí metiendo mano por todos lados, con la cara que se le pone de calentón, que le da igual echar para un lado a un amigo por tal de meter mano él”, dice un conocido. 

“Cuando está asín con una tía o algo que él ve que tiene posibilidades de fo…, se pone súper salido ¿eh? Y súper asqueroso, el cabrón ¿eh? Hijo de p…, es como un enfermo. Se le cambia hasta la cara, los ojos así todos abiertos. Parece que está viendo un expositor de pollos asados”, agrega.