El Senado del estado de Iowa aprobó este miércoles la ley de aborto más restrictiva de Estados Unidos, que prohíbe interrumpir el embarazo una vez se ha detectado un latido fetal, lo que normalmente ocurre a las seis semanas de gestación, a menudo antes de que la mujer sepa que está embarazada.

La nueva normativa contraviene lo establecido por el Tribunal Supremo en 1973 en su fallo por un caso que, en 1973, supuso la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo en todo el país. Ahora, la Cámara Alta busca precisamente que el alto tribunal, ahora de mayoría conservadora, tras el nombramiento de Neil Gorsuch por parte de Donald Trump, tenga que pronunciarse de nuevo para revertir ese marco general.

Toda mujer que desee abortar deberá pasar una prueba y, si se detecta el latido, ya no podrá seguir adelante salvo que haya sido víctima de violación o incesto y lo haya comunicado previamente a las autoridades.

La normativa ha salido adelante en una cámara controlada por los republicanos con 29 votos a favor y 17 en contra. Sin embargo, la gobernadora -también conservadora- Kim Reynolds, no ha confirmado si la firmará.

El nuevo proyecto de ley de Iowa requiere que cualquier mujer que quiera obtener un aborto sea sometida a una prueba de ultrasonido abdominal para comprobar a través de la pantalla si existe latido del feto. En ese caso, el equipo médico tiene prohibido practicar el aborto.

Este giro conservador en los derechos reproductivos no es exclusivo de este estado y se enmarca en un giro conservador más amplio que se está abriendo paso en EE.UU. El pasado mes de marzo, el gobernador republicano de Misisipí también firmó un proyecto de ley para prohibir el aborto después de las 15 semanas de gestación con algunas excepciones. Otro desafío similar tuvo lugar en Kentucky, que el pasado mes de abril aprobó la prohibición de abortar a partir de la semana 11.

El dominio republicano en la Casa Blanca, las dos Cámaras y el Supremo ha impulsado otras medidas contra homosexuales, personas trans y las mujeres en todo el país.