Desde este mes de mayo comenzaron a regir las restricciones al uso de la beca de alimentación de educación superior (Baes) que impuso la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) para promover que sea utilizada en comida saludable y no en comida rápida.

Con esto, los 530.000 mil estudiantes de educación superior, que reciben los primeros días de cada mes el la carga de $32.700 en su tarjeta, se pretende reducir la obesidad en Chile.

Para lograrlo, la Junaeb decidió restringir a las cadenas de comida para que no puedan vender frituras y productos con azúcar a estudiantes que usan su Baes.

Según informa LUN, el director nacional de la Junaeb, Jaime Tohá, explicó que “lo que se hizo fue restringir que los estudiantes puedan adquirir un menú que sea nocivo para la salud y se cambió por menús más sanos, libres de frituras, bebidas azucaradas o condimentos altos en sodio, y que cumplan con la Ley de etiquetados”.

Cabe destacar que la tarjeta puede ser ocupada en 3.200 locales a lo largo del país. Entre ellos se encuentran cafeterías universitarias, negocios y restaurantes. Por el momento, el cambio se aplica sólo a los 1.473 locales de las 37 cadenas que tienen este beneficio (como McDonald’s. Dominó, Platón o Pagoda).

Tohá agregó que “apelamos a la creatividad de las cadenas. Estas nos han propuesto diferentes opciones y ya hemos aprobado 140 (ve el listado acá). Se podrá optar a distintas opciones, siempre y cuando hayan sido previamente probadas”.

En esos 1.473 locales tendrán siempre un menú básico, con costos que van entre los $1.600 a $1.900. Habitualmente se trata de una fajita o una ensalada, más una bebida sin azúcar y una fruta de postre.

Pero, también hay propuestas más caras, de entre $2.950 y $5.990, que incluyen sándwiches, ensaladas o platos con una proteína y acompañamiento.