Fue a las 4 de la mañana (hora chilena) cuando fue anunciado en la cuenta de Twitter de la institución: el Premio Nobel de Literatura de este año no se llevará a cabo.

La medida ocurre tras el escándalo surgido a propósito de un artículo del Daens Nyheter, el diario con más tiraje de Suecia, donde se publicó la denuncia anónima de 18 mujeres por abusos y vejaciones sexuales contra el dramaturgo Jean-Claude Arnault, esposo de Katarina Frostenson, una de las integrantes de la entidad que otorga el galardón más importante de la literatura en el mundo.

Tras las acusaciones, la Academia cortó relaciones con Arnault y encargó una auditoría sobre sus relaciones con la institución. Sin embargo, desacuerdos internos en las medidas a tomar provocaron renuncias, acusaciones y varias salidas. Los medios suecos ligan sus dimisiones a la votación para expulsar a Forstenson, quien terminó dejando su cargo.

La auditoría en cuestión descartó que Arnault hubiese influido en decisiones sobre premios y ayudas, aunque el apoyo económico que recibió un club literario que posee incumple las reglas de imparcialidad, al ser su esposa copropietaria de la sociedad que controla el club. Además, el informe confirmó que la confidencialidad sobre el ganador del Nobel fue violada en varias ocasiones.

El otro año se entregan dos Nobel

La decisión de no llevar a cabo el Premio es impactante, más no inédita. En 1943 la ceremonia tampoco se llevó a cabo producto del álgido momento en que se encontraba Europa producto de la segunda guerra mundial. Sin embargo, luego de aquella ocasión, el Nobel se había entregado consecutivamente y sin problemas.

El escándalo, no obstante, ha ocasionado una crisis que ha llevado a varios miembros de la junta a abandonar la institución. Las renuncias son simbólicas y solo se traducen en no participar en votaciones y actividades, ya que la pertenencia a la institución es de por vida y solo se eligen nuevos miembros cuando muere alguno.

Por lo mismo, el rey Carlos XVI Gustavo, protector de la academia, anunció el mes pasado una reforma para permitir la renuncia real de sus miembros, por deseo propio o tras dos años sin participar activamente, y la posibilidad de que sean reemplazados.

La suspensión implicará que el próximo año se otorgarán dos galardones: el correspondiente al 2018 y el del 2019.