Una niña de 13 años fue violada por su padre en la comuna de Molina. La menor también había sido abusada sexualmente por la pareja de su madre en febrero pasado.

La primera violación quedó al descubierto cuando la policía se enteró de los actos que cometía el padrastro de la niña, quien aprovechaba cuando estaba a solas con la menor para violentarla. El sujeto fue detenido y quedó en prisión preventiva en febrero, según consigna el diario El Centro.

Sin embargo, el historial de abusos no quedó ahí puesto que su padre, quien obtuvo su tutela también la violó. Estos hechos fueron confesados por su progenitor, según detalló la fiscalía.

La menor quedó en manos de su padre tras la decisión del Tribunal de la familia, entidad que juzgó que la niña estaba en una situación de alta vulnerabilidad. Es por esto que fue trasladada a el sector La Esperanza, perteneciente a la localidad de Pichingal, al interior de la comuna de Molina.

La situación transcurría con normalidad hasta el pasado 2 de mayo. Según el fiscal Marcelo Garrido ese día el hombre de 40 años fue al dormitorio de la menor donde la violento sexualmente. “Fue en la mañana que la niña contó lo ocurrido en el establecimiento educacional, que la trasladó al hospital de Molina, desde donde se nos dio a conocer de la situación”, sostuvo

Tras las primeras diligencias en el lugar de los hechos, el padre de la niña confesó ser el autor de la violación. Tras esto fue puesto a disposición del Tribunal de garantía de Molina y hoy fue formalizado como presunto autor del delito de violación.

Desde el gobierno regional señalaron que iniciarán acciones legales contra el agresor, con el fin de lograr una sanción ejemplificadora. “A través del Sename (Servicio Nacional de Menores) vamos a entablar la correspondiente querella contra esta persona para que se ratifique la condena que el tribunal pudiera dictaminar, no podemos permitir que este tipo de situaciones sigan ocurriendo”, sostuvo el Intendente Pablo Milad.