“No me avergonzaré jamás de llamarme como me llamo”. Esa fue la frase con la que Andrés Chadwick Costa, hijo del ministro del Interior UDI del mismo nombre, renunció a su cargo en La Moneda el pasado sábado 5 de mayo.

El sobrino del presidente Sebastián Piñera ocupaba el cargo de productor general del departamento de producción de Presidencia, tenía un sueldo bruto de $5.500.000, y en su carta argumentó que no quería “perjudicar” a la actual administración, en medio de todos los cuestionamientos que han surgido por nepotismo –sumados al fallido nombramiento de Pablo Piñera como embajador chileno en Argentina–.

Sin embargo, hasta ahí la historia no está completa. Este lunes se conoció que el día previo a que se oficializara su salida, la Contraloría General de la República realizó una serie de objeciones al vínculo laboral y la remuneración que La Moneda estableció con el productor audiovisual, según consigna La Tercera.

El meollo de todo es el título profesional de Chadwick, quien estudió Comunicación Audiovisual en la Universidad de Palermo (Buenos Aires), carrera que no fue homologada en nuestro país por lo que, para efectos prácticos, el hijo del titular de Interior sólo tiene aprobado cuarto medio.

En el documento emitido por el ente fiscalizador se señaló que, para cumplir con la legalidad, no se le podría haber mantenido el salario asignado a Chadwick Costa, que en rigor era de $4,7 millones brutos (y no $5,5 millones como figuraba en Transparencia).

Esto porque, según la normativa vigente, el grado más alto que se le podía asignar en la modalidad contrata en Presidencia es un grado 4°, el cual tiene un monto bruto de $3.531.804. Pero como Chadwick carece de un título profesional validado en Chile, se le debía descontar la asignación profesional, que corresponde a $472.274.

Además, en su caso no se podría aplicar el DL. 1608, normativa del Ministerio de Hacienda que establece una excepción para homologar al grado más alto a personas altamente calificadas, que en Presidencia llega a $3.979.941. Sin embargo, para establecer altas competencias calificadas, la Contraloría exige al menos un título profesional.

Dado lo anterior, durante la jornada de este lunes el gobierno ingresó un documento con un nuevo modelo de contrato que busca regularizar la situación de los dos meses que alcanzó a trabajar en el Ejecutivo.

En la administración de Piñera su dimisión generó una serie de lamentos entre quienes aseguran que su salida es injusta.