Cuando presentamos el proyecto de Ley de Identidad de Género hace 5 años no pensamos que tendríamos que esperar tanto tiempo para su tramitación. Recuerdo esos meses áridos de noticias, cuando navegábamos insistentemente por la página del Congreso buscando una actualización del boletín 8924-07, sin tener resultados.

Han sido años de mucha espera, invisibilización, infantilización y caricaturización de la comunidad trans, pero hemos demostrado que nuestra situación es seria y merecemos ser reconocides.

Como organización nos ha tocado educar a ministros/as, asesores/as, abogados/as, parlamentarios/as, quienes han ido aprendiendo, al igual que muchas personas en Chile a entender quienes somos las personas trans y la necesidad de igualar el acceso a derechos que tiene el resto de la población.

A fines del año pasado el proyecto avanzó como nunca antes. El Gobierno de la Presidenta Bachelet, especialmente por el apoyo de la ex ministra Paula Narváez, hicieron lo que pudieron para sacarlo adelante, luego de que fuese sacrificado en nombre de la otra “agenda valórica”, especialmente la Ley de aborto en 3 causales.

Apurades fuimos a La Moneda, movilizamos activistas y parlamentarios/as que están comprometides con nuestra causa y logramos pasar a la comisión mixta, pero sin niños, niñas y adolescentes. Esperamos febrero y gracias al Premio Oscar de Una Mujer Fantástica, el Gobierno del presidente Piñera se vio obligado a iniciar el proceso de discusión.

Nosotres estamos conscientes de lo que nos estamos jugando hoy, pero no estamos segures si los parlamentarios también lo saben. Hablamos de vidas y de derechos humanos. No nos cansaremos de denunciar que cada vez que una persona trans no es llamada por su nombre y género, se violan sus derechos fundamentales.

Esto último es un piso mínimo, quizá no tan definitivo para personas acostumbradas a ser reconocidas como quienes son y que tienen tan poca empatía para entender que cuando esto sucede día a día la vida se vuelve cuesta arriba.

Nuestro llamado a senadores, senadoras, diputadas y diputados de la comisión mixta es a tener la mente y el corazón abierto a escuchar. ¿A quién puede perjudicar que una persona sea feliz y viva como es? Creemos que nuestra lucha no puede ser en vano, son 5 años de espera, estamos pidiendo lo básico para una comunidad históricamente discriminada.

Como país no podemos seguir permitiéndonos que niñas, niños y adolescentes sufran por no poder expresarse. Elles son nuestra prioridad porque son las personas más vulneradas. Últimamente hemos visto cómo las decisiones del sistema judicial pueden costarles la vida.

Nuestro objetivo es que no lleguen más personas trans con miedo a expresarse porque son rechazadas por sus familias y entorno. Las identidades trans deben ser reconocidas porque siempre hemos existido, la diferencia de hoy es la urgencia del reconocimiento legal y el respeto por nuestros derechos.


Presidente de OTD Chile