La flamante volante de la Selección Chilena, Karen Araya, habló sobre el fútbol femenino en Chile, donde criticó, entre otras cosas, las diferencias de género en este deporte y cómo las distintas administraciones de la Asociación Nacional de Fútbol han influido en este deporte.

Entrevistada por la Revista Paula, la mediocampista del equipo brasileño Gremio Osasco Audax, consultada por la influencia del fútbol en su vida y si era común en su barrio el embarazo adolescente, Araya reflexionó: “Le decía hace poco a mi mamá que veía a mis compañeras en Facebook y estaban todas con dos o tres hijos y yo estaba recién armando mi carrera en el fútbol, yéndome a jugar al extranjero “¿Te imaginái si no hubiese seguido con el fútbol? Quizás nunca habría cumplido mi sueño de jugar en el extranjero y estaría con tres cabros chicos”.

Respecto a su rutina diaria cuando más pequeña y debía compatibilizar los estudios con el fútbol, contó que “salía de mi casa a las 6:30 de la mañana para ir al colegio, después me iba a entrenar y llegaba a mi casa a las 11 de la noche. Mis estudios eran en el Metro, en la micro. Tenía que parchar los zapatos con cinta adhesiva o conseguirme plata para ir a entrenar”.

Además recordó que “cuando se formó la selección, y llovía, nosotras no parábamos. Si viajábamos, teníamos que dormir en el suelo, en colchonetas delgadísimas. De repente pasábamos frío y hambre. Creo que todas las que estamos hoy en día en la selección es que realmente amamos el fútbol, porque nada nos detuvo. Creo que ningún hombre pasaría por lo que nosotras pasamos”.

En ese sentido agregó que “un hombre futbolista profesional se va de la selección si no tiene dónde descansar. A ellos los llevan a los mejores hoteles de Europa y nosotras, cuando viajábamos, nos quedábamos en colegios. Tenía que estudiar, trabajar y entrenar al mismo tiempo. Feliz lo volvería a hacer de nuevo. No tengo ningún problema, pero sí es sacrificado y no es justo.

“Cuando Jadue llegó, el fútbol femenino desapareció”

Karen Araya también valoró las labores que Michelle Bachelet realizó en su primer mandato respecto al fortalecimiento del fútbol femenino.

“Sí, fue como un boom y después desapareció. El apoyo de la presidenta Michelle Bachelet fue importantísimo porque ella nos apoyó un ciento por ciento y creó los estadios en los que se jugaron los partidos, incluido el de Coquimbo. El problema fue que después del Mundial, ya nadie se acordaba que había existido”, explicó Araya.

La ex Colo Colo, campeona de la Copa Libertadores 2012, también destacó el trabajo de Harold Mayne-Nicholls como presidente de la ANFP, vinculando su salida con un cambio negativo en el fútbol femenino nacional.

“Ayudaba mucho al fútbol femenino. Nos llevaba a giras, a partidos internacionales que es lo que un deportista necesita antes de la competencia. Cuando salió, desapareció todo. Con Jadue nosotras nos fuimos a la quiebra. Realmente, cuando él llegó, desapareció el fútbol femenino”, expresó.

Araya, que fue parte del plantel subcampeón de Copa América 2018, sostuvo que tras la partida de Sergio Jadue la administración de Arturo Salah se tomó en serio la preparación de la selección para el certamen que se disputó en abril pasado en La Serena y Coquimbo.

“Cuando anunciaron que esta Copa América se jugaría en Chile, yo decía para qué, si va a pasar lo mismo que pasó en el Mundial (de 2008), pero me encontré con una gran sorpresa, una linda sorpresa, porque la ANFP estuvo dispuesta a cualquier cosa para que las cosas salieran bien, para que nosotras tuviéramos una muy buena preparación. Ellos se pusieron la camiseta con el fútbol femenino. En la ANFP hubo un cambio rotundo”, concluyó.