Ya se confirmó una baja para la reunión que tendrá el Papa Francisco con algunos obispos chilenos a falta de menos de una semana. 

Según informa La Tercera, se trata del cardenal y arzobispo emérito de Santiago, Francisco Javier Errázuriz, quien no participará del momento que compartirá el Pontífice con las autoridades eclesiásticas, la cual fue solicitada en el marco del caso de Juan Barros, obispo de Osorno, acusado de encubrir los crímenes sexuales contra menores cometidos por Fernando Karadima.

De todas formas, quien sí se encuentra en Roma es el obispo de Talca, Horacio Valenzuela, sindicado como parte del círculo más cercano del ex párroco de la Iglesia El Bosque.

La reunión solicitada por Francisco ocurre tras recibir el informe del arzobispo de Malta, Charles Scicluna, quien visitó Chile en febrero para indagar en las acusaciones contra Barros.