El Octavo Informe del Centro Nacional de Estudios Migratorios de la Universidad de Talca, presentado ayer y que esta vez preguntó sobre inmigración y discriminación en el país, arrojó que el 57,6% de los inmigrantes en Chile cree que es en el trabajo donde tiene mayores probabilidades de encontrarse con actitudes y acciones discriminatorias y xenófobas.

El estudio también señala que sienten que esta discriminación hacia los extranjeros (53,2%) es porque los chilenos ven la inmigración como una amenaza económica y laboral.

Según informa La Tercera, Medardo Aguirre, director de este centro, dice que en Chile hoy existe una idea instalada respecto que el inmigrante viene a ocupar los puestos de trabajos de los chilenos pero, en la realidad, no es así. “No son una amenaza para el mercado porque vienen a desempeñar tareas que los chilenos están dejando de hacer, trabajan en áreas de construcción, servicio, servicio doméstico”, indica.

Agrega que aún no se ha estudiado del todo, pero el extranjero que llega a Chile no solo genera gastos como cree la población, también, consumen, pagan impuestos y mueven la economía.

Otro dato que entrega este informe es sobre percepción de discriminación: el 57,6% de los inmigrantes ha percibido agresión directa y dentro de este ítem, el 82% ha escuchado chistes sobre extranjeros, el 64,7% dice que le han hecho comentarios desagradables por ser foráneo y el 63,7% siente que lo han mirado de forma desagradable solo por ser de otro país. Incluso, el 50,7% dijo que lo han insultado y otro 27,3% cree que otras personas no han querido sentarse junto a ellos en el transporte público.

Según Aguirre, estas cifras son más o menos similares cuando se desagregan por sexo, edad y sueldo. “La percepción principal de discriminación que vimos fue la agresión directa y el principal contexto en el que ocurre es el trabajo. La discriminación tiene un componente socioeconómico muy importante. Hay discriminación hacia la inmigración latinoamericana y caribeña, porque según estudios del Instituto de Derechos Humanos, los chilenos estamos convencidos de que somos más desarrollados y que ellos no serán un aporte para el país”, indica el investigador.

Sobre si la cantidad de inmigrantes en el país, Aguirre dice que todavía es un porcentaje muy bajo de la población si lo comparamos con países que de verdad son desarrollados.