La concejala de Maipú, Karen Garrido (RN), junto a un equipo de secretarias y asesores, diseñó e imprimió un panfleto anónimo que tiene como titular “Maipú Entérese”.

En él, se entrega un listado con los nombres de concejales de la ex Nueva Mayoría y el Frente Amplio que rechazaron la propuesta de presupuesto para financiar electrocardiogramas para vecinos de la comuna.

El hecho preocupa a los maipucinos, pues se desprende que hay funcionarios municipales -secretarias o asesores- y una autoridad municipal -la concejala-, utilizando tiempo y recursos públicos para desprestigiar anónimamente a los miembros del concejo que votaron en contra.

En conversación con El Desconcierto, Solange Bertolo, asesora de Garrido, aclaró que “nos sentimos con el deber de aclarar los hechos en honor a nuestros valores. Porque somos leales a nuestras ideas, y a las personas que las representan, pero no cómplices de actos como el denunciado”.

En detalle, Bertolo explicó: “Primero la concejala Karen Garrido nos manda a hacer panfletos desde su computador institucional, en contra de los concejales de izquierda que rechazaron el presupuestarios”.

“Luego, nos insta a tirarlos en las entradas de los Cesfam. Nos negamos. Nos dice que los tiraría y culparía a la alcaldesa Cathy Barriga. Al no estar de acuerdo, nos despide”, agrega.

Finalmente, Solange Bertolo cuenta que “bajo estas circunstancias nos tuvimos que defender haciendo una grabación de una conversación telefónica donde asume que los panfletos son de su mandato. E informamos de esto a los concejales Marcela Silva y Ariel Ramos”.

“En mis 5 años como concejal no había visto un hecho similar”

Consultado por El Desconcierto, el concejal Ariel Ramos (PC), ratificó los hechos: “Efectivamente la concejala Karen Garrido elaboró volantes para repartirlos en los consultorios de la comuna, todo con la finalidad de difamar a los miembros del concejo municipal que no aprobamos un contrato con serios problemas administrativos”.

Además analizó que “no es la forma correcta de hacer política. En mis 5 años como concejal de la comuna no había visto un hecho similar”.

En ese sentido, Ramos aclaró que “con los representantes de Chile Vamos podemos tener muchas diferencias, pero jamás llegaremos a utilizar estas formas que no son propias de alguien que asume con responsabilidad el mandato que la comunidad maipucina nos ha dado”.

Mira acá el video al respecto:

Todo comienza con Solange preguntando por los motivos del despido, a lo que Garrido responde que se debe a “pérdida de confianza”, concepto que se aplica a los altos cargos de responsabilidad de la administración del Estado y no a la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades.

Luego Solange le hace la pregunta clave a Garrido: “¿Y que hago con los panfletos que me mandaste hacer en contra de la gente de acá?”.

“Bótalos”, fue la respuesta de la concejala RN y brazo derecho de la alcaldesa Cathy Barriga.

La polémica deja la duda si fue una iniciativa exclusiva y sólo de la concejala, o están involucrados más personas del mismo sector político o de la gestión.

Lee acá la transcripción completa de la conversación que mantuvieron ambas:

Funcionaria: Oye, mona: quería saber cómo van hacer los trámites.

Karen Garrido: Nada, lo estamos viendo con el director jurídico.

Funcionaria: Ya, para que no nos perjudiques tampoco.

Karen Garrido: La idea no es perjudicar a nadie.

Funcionaria: Ya, pero tendría que ser con 30 días de anticipación y todo eso.

Karen Garrido: No. No corresponde porque son a honorarios.

Funcionaria: Ah ya, porque somos honorarios. Ya pero ¿no hay excusas porque nos van despedir? Eso me preocupa a mí.

Karen Garrido: Solo por pérdida de confianza. Vamos a buscar el menor daño para ustedes, eso me dijo el Director Jurídico. Como son a honorarios no corre eso de los 30 días. Por pérdida de confianza, así de simple es.

Funcionaria: ¿Y qué hago con los panfletos que me mandaste hacer en contra de la gente de acá?

Karen Garrido: Se botan no más.

Funcionaria: Ahh, se botan.

Karen Garrido: Aparte estaban en tu computador.

Funcionaria: No, estaban en el tuyo.

Karen Garrido: Ah ya, gracias.