Diversas reacciones han generado las múltiples denuncias por acoso en universidades a lo largo del país. Tanto así que distintos profesores han propuesto sus propias medidas contra la violencia de género en las casas de estudio.

La que más llamó la atención fue la propuesta del decano de Derecho de la Universidad de los Andes, Alejandro Romero.

El académico sostuvo a El Mercurio que hay que ser cautos y llamó a la prudencia ante lo que el califica como el “radicalismo feminista”. Romero sostiene que el tema va más allá de la creación de protocolos contra el acoso puesto que es un tema de educación.

“La primera medida es tomar conciencia de que los seres humanos estamos llenos de debilidades, para evitar generar tentaciones que solo provocan daños irreparables. Por lo mismo, no es tema de protocolos más o menos elaborados. Es mucho más profundo que eso, es de la educación en lo que se denominaría como la antropología del respeto”.

Por su parte, la profesora de la Universidad Católica, María Elena Santibánez, señaló que es muy positivo que no se toleren este tipo de conductas abusivas. Sin embargo, cree que no se puede reglamentar todo.

“Creo que debiera haber un protocolo de la relación alumno-profesor, pero más bien directrices generales. No se puede reglamentar todo, al punto de hacer inviable una relación más cercana con ellos“, argumentó.