Una defensa cerrada al doctor Otto Dörr realizó un grupo de personas relacionadas al médico que ganó el Premio Nacional de Medicina este año.

Esto tras la polémica decisión de aplazar la entrega del reconocimiento a Dörr, por parte de las entidades patrocinadoras del premio, hasta que se aclaren sus vínculos con Colonia Dignidad.

Cabe recordar que tanto familiares de Detenidos Desaparecidos, como agrupaciones vinculadas a la defensa de los Derechos Humanos y hasta 62 médicos rechazaron que el premio fuera entregado a Dörr.

“Este premio no considera, olvida e invisibiliza que parte del ‘destacado curriculum’ de Otto Dörr Zegers, se desarrolló al interior de Colonia Dignidad, desempeñándose en su hospital cuando en ese lugar se aplicaban múltiples drogas a los alemanes que recibían tratamientos forzados para someterlos… Al brillante doctor Otto Dorr no le llamó la atención que los hombres estuvieran separados de las mujeres, que los niños no pudieran estar con sus padres. No reparó en ser parte de ese equipo cuando eran de conocimiento público las denuncias por secuestros, torturas, homicidios, ya ventiladas por los familiares tanto en Chile como en Alemania”, enfatizaron desde la Coordinadora de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados de la Región del Maule y la Agrupación de ex Presos Políticos de Colonia Dignidad.

Es por esto que un grupo de colegas y discípulos del connotado doctor salieron en su defensa y acusaron que se le ha hecho daño a un profesional y a su familia.

“Rechazamos categóricamente los ocultos intereses que están detrás de una calumniosa campaña que pretende enlodar su integridad moral”, parten por señalar.

“Nos sorprende la actitud de las entidades patrocinadoras del Premio Nacional de Medicina (Presidenta del Colegio Médico de Chile, Presidente de la Academia de Medicina del Instituto Chile, Asociación de Sociedades Científicas de Chile y Asociación de Facultades de Medicina de Chile) de dejarse presionar por instancias ajenas al quehacer científico y académico, y elegir el fácil camino de trasladar su responsabilidad a terceras instancias, por muy respetable que ellas juzguen la idoneidad del doctor Dörr sin que preexista una denuncia ni una formulación de cargos concreta respecto de la cual pronunciarse. Un proceso así, construido sobre la base de injurias y sin pruebas ni instancias donde poder ejercer el derecho a una adecuada defensa, vulnera los principios más básicos del debido y justo proceso que el orden civilizado reconoce como un derecho para toda persona“, argumentan.

“Los instamos a poner fin a esta desagradable situación, que ya ha causado irrecuperable daño a un profesional distinguido y a su familia”, cierran.