Luego de tres años de haber denunciado por acoso al profesor de la Licenciatura en Historia de la Universidad de Chile, Fernando Ramírez, las cuatro estudiantes de la Facultad de Filosofía y Humanidades querelladas por injurias fueron absueltas este lunes por la Sexta Sala de la Corte de Apelaciones.

La Corte resolvió el recurso de nulidad que las jóvenes presentaron para revertir la condena por injurias que presentó el profesor, quien fue desvinculado de la casa de estudios en abril de 2016 por acoso sexual. El tribunal indicó, respecto de la estudiante María Ignacia León, que “las publicaciones que la estudiante realizó en su Facebook personal no llegan a constituir el delito de injurias por el cual se formuló el requerimiento en su contra”. Con ello da término al procedimiento, absolviéndola de los cargos y condenando al querellante a cubrir los costos del juicio.

Tras conocer la resolución, León agradeció el apoyo y el compromiso de parte del decano de la Facultad de Derecho, Davor Harasic, y destacó la importancia de la sentencia, señalando que “con esto se ha marcado un precedente, con el mismo hecho que desde 2015 hayan empezado a salir de a poco más y más denuncias, porque efectivamente nos empezamos a atrever, a ver qué pasaba”.

León reconoció que “tenía miedo” de que la Corte fallara en su contra y “quedara un mal precedente cuando se denuncia a un profesor, lo que sería el mundo al revés”, pero aseguró que la resolución “marca una diferencia muy positiva de que las mujeres podemos y hay que pelear”.

En la misma línea, la académica de la Facultad de Filosofía y Humanidades, Alejandra Araya, sostuvo que esta resolución “es un precedente porque a partir de este caso se movilizó la Universidad hace ya dos años, para poder poner en funcionamiento el protocolo de acoso sexual. Es importante porque da una señal clara y enfática, en los tiempos que corren, que esto no es menor y es grave que en la propia Universidad de Chile no tomemos conciencia de su importancia”.

Asimismo, agregó que “[como académicas] lamentamos muchísimo que las estudiantes hayan tenido que pasar por este calvario y esperamos que las autoridades de nuestra Facultad y de la Universidad sean capaces de acercarse a las estudiantes e institucionalmente ofrecerles disculpas, es lo que corresponde porque han tenidos costos graves”.

Por su parte, el decano Harasic celebró la resolución de la Corte y sostuvo que “ha sido un proceso largo (18 audiencias), pero muy satisfactorio, porque la Universidad actuó, como un todo, en defensa de sus estudiantes. El resultado es beneficioso no solo para ellas, sino que para toda la comunidad universitaria, porque nos permite en parte reparar el daño que se produjo, pero lo más importante es que nos sirve para darle sentido de urgencia a la prevención de este tipo de situaciones, reaccionar a tiempo y favorecer a que nuestros estudiantes se sientan protegidos y respetados”.

En febrero de 2018 el tribunal sobreseyó a tres de las denunciantes y condenó a León. Sin embargo, este lunes la Corte de Apelaciones falló a favor de la estudiante y cerró definitivamente el procedimiento.