El senador y ex candidato presidencial, Alejandro Guillier, realizó una evaluación de los primeros dos meses de gobierno de Sebastián Piñera.

Según informa Emol, el parlamentario, hoy independiente, reafirmó su crítica por nepotismo recalcando la nominación fallida de Pablo Piñera (hermano del Presidente) como embajador de Chile en Argentina.

Guillier criticó que “una empresa privada no es igual al Estado“. “Frente al Estado actúan como si estuvieran en lo privado, no distinguen lo privado de lo público y eso los confunde. Yo realmente siento que ellos ganaron la elección y pueden hacer lo que quieran. No digo que haya habido mala fe, pero hay un estilo ‘clientelístico’ de administrar el poder como si fuera algo propio el Estado”, agregó.

También cuestionó la administración recordando el decreto de objeción de conciencia de la Ley de aborto redactado por el ministro de Salud, Emilio Santelices, y que la Contraloría declaró ilegal.

En ese sentido, el ex candidato aseguró que con esto demuestra que se está buscando “gobernar por decreto” y lo comparó con la compleja situación política que se vive en Venezuela.

“El otro peligro que este Gobierno está insinuando es que por vía administrativa, por decreto, o por interpretaciones, o por reglamentos va a cambiar las leyes aprobadas en el Congreso Nacional. Yo he hecho una fuerte crítica, porque eso hizo Venezuela, eso hizo el Chavismo, eso hizo Maduro, que es empezar a destruir las instituciones, en este caso el Congreso Nacional”, lanzó Guillier.

Además manifestó que “eso debilita a las instituciones y por lo tanto nuestra aprensión es que el Gobienro no puede burlar las instituciones de la República”.

El senador añadió que “para discutir las leyes está el Congreso Nacional, para interpretar una ley también está el Congreso que cuando elabora una ley también están los elementos en la historia de la ley. No puede ni el Tribunal Constitucional transformarse en tercera cámara ni el Gobierno por vía de reglamento cambiar las leyes”.

“Eso es una destrucción de la institucionalidad y nos va a llevar por un muy mal camino. El país no va a aguantar cuatro años”, concluyó.