“Yo quiero pedirles a todos ustedes, a nombre mío y de la comisión, disculpas por todo lo que vivieron. Esta sociedad y este Congreso tienen mucho que aprender de justicia y no discriminación. Quiero expresarles a los comuneros que comparto su preocupación y decirles que nosotros, como comisión, no podemos darle una respuesta como víctimas”.

La comisión investigadora de la Operación Huracán llevaba, hasta ese momento, más de hora y media de sesión. Y esa intervención, de la diputada Maite Orsini (Revolución Democrática) fue la primera y única que se refirió a los invitados -entre los que destacaba la machi Francisca Linconao y el vocero de la CAM, Héctor Llaitul- como “víctimas”.

Fue un lunes caótico en el ex Congreso. Desde la mañana los noticieros informaban de la presencia de Linconao y Llaitul en la comisión, lo que generó la atención inmediata de la prensa.

La machi fue la primera en ingresar al imponente edificio por calle Compañía. Saludó afectuosamente a los otros invitados, los hermanos Jamie y Rodrigo Huenchullan de la comunidad autónoma de Temucuicui, quienes llegaron acompañados por el lonko Víctor Queipul y de la abogada Karina Riquelme.

Las cámaras no dejaban de fotografiar a la machi, recientemente absuelta por tercera vez en el caso Luchsinger Mackay y ella no escondía su molestia por la luz de los flashes que la acosaban.

/ Agencia Uno

Adentro de la sala se sabía que se vendría una sesión tensa. La semana pasada, los parlamentarios de Chile Vamos se opusieron a que se invitara a los comuneros mapuche, pese a estar directamente involucrados en el mandato de la comisión: las irregularidades de la Operación Huracán, que en septiembre detuvo a ocho conocidos dirigentes y se les acusó de una serie de atentados incendiarios. En enero se destapó todo: Las pruebas -mensajes de WhatsApp que se referían a los ataques- habían sido implantadas por personal de la Unidad de Inteligencia Operativa Especializada (UIOE) de Carabineros de Chile.

El montaje o implantación de pruebas a comuneros mapuche fue el principal tema que denunciaron los invitados. Partió la machi Linconao, quien relató cómo fue el episodio en que, un día después del atentado al matrimonio Luchsinger Mackay, Carabineros allanó su casa, el 4 de enero de 2013.

La machi presentó, una vez más, un relato conocido para quienes han seguido el caso de cerca: Carabineros de civil ingresaron a su casa, negaron el ingreso a su hermana al lugar donde estaban allanando y uno de ellos, con una mochila, ingresó a la ruca, lugar donde posteriormente se encontraron una serie de panfletos, un gorro pasamontañas y un arma hechiza, pruebas que vincularon a Linconao, según acusó el Ministerio Público, a la muerte del matrimonio Luchsinger Mackay.

Lee también en El DesconciertoLas esquirlas de la Operación Huracán: El cuestionado rol que tuvo la Dipolcar en el caso Luchsinger Mackay

“Yo no soy delincuente, menos terrorista. Por eso estoy acá, para que ustedes sepan”, afirmó Linconao en la comisión, recalcando que ha sido absuelta en tres ocasiones distintas por el mismo caso.

El testimonio de la machi fue complementado por su abogado, el Defensor Regional de La Araucanía, Renato González, también asistente a la comisión. Les dijo a los diputados que la inclusión de Francisca Linconao en el caso Luchsinger era “un montaje, con todas sus letras” y además dejó copia del ya conocido video que muestra a los oficiales de civil ingresando a su casa, que se ha mostrado en los últimos dos juicios orales. “Escuche con el audio fuerte”, le dijo el defensor regional a Andrea Parra, presidenta de la comisión al retirarse, haciendo alusión al momento del registro audiovisual en que se escucha una voz de mando impedir el ingreso de Juana Linconao a la ruca.

Lee también: “El carabinero llegó y me apuntó con la metralleta”: El relato de Juana Linconao del cuestionado allanamiento en casa de la machi

Abogado de Francisca Linconao: “Carabineros cometió una ilegalidad en el allanamiento de la casa de la machi”

El testimonio de Francisca Linconao incomodó a algunos diputados presentes en la sala. Así lo dejó claro Juan Antonio Coloma (UDI), que en más de una ocasión ha reclamado ante la presidenta de la comisión por una supuesta “censura” a su opinión. Ahora, preguntó por qué escuchaban a la machi, si el mandato de la comisión era, según él, solo el caso Huracán.

/ Agencia Uno

La machi miraba con un notorio hastío la discusión parlamentaria sobre si su testimonio valía la pena ser escuchado entre los honorables. Zanjado el tema, vino la palabra de Miguel Mellado (RN), diputado por el distrito 23, donde vive precisamente Francisca Linconao, en la comuna de Padre de Las Casas. Habló de la violencia que se vive en la zona, trató de “cobarde” a Celestino Córdova, negó su condición de machi y, finalmente, le preguntó si condenaba la violencia de los asesinos del matrimonio Luchsinger Mackay.

Detrás, en segunda línea, Héctor Llaitul reía, mientras los otros comuneros miraban atónitos. La machi dijo que no respondería acusaciones de ese tipo, “porque esto no es un tribunal y yo ya respondí ante tribunales”.

El show debe continuar

Jaime y Rodrigo Huenchullán, Ernesto Llaitul Pezoa y David Cid Aedo fueron los siguientes en exponer.

Todos centraron sus testimonios en las violentas detenciones que sufrieron el 23 de septiembre, cuando Carabineros dio inicio a la Operación Huracán. Contaron cómo sus familias sufrieron allanamientos, que oficiales golpearon a sus hijos y cómo muchos quedaron con tratamiento psicológico posterior.

Rodrigo Huenchullan, de la comunidad autónoma de Temucuicui, dijo que una vez que fueron liberados y que se dio vuelta el tema de Huracán, se enteró, al ver la carpeta investigativa, que su nombre nunca estuvo mencionado en las supuestas conversaciones de WhatsApp y que ni siquiera su teléfono fue interceptado. Él es el único de los ocho en esta situación.

Su hermano, Jaime, en tanto, recordó el historial de Patricio Marín Lazo y Leonardo Osses Sandoval -pronto a ser formalizados por asociación ilícita- quienes ya habían sido acusados de falsificar evidencia para inculpar a dirigentes mapuche, como en los casos Peaje Quino y la quema del fundo San Leandro.

Lee también en El Desconcierto: El historial de Leonardo Osses, el temido oficial de Inteligencia de Carabineros que está en la mira por la Operación Huracán

Operación Huracán: Las marcas que ha dejado el mayor Patricio Marín Lazo en La Araucanía

Víctor Queipul, lonko de Temucuicui, acompañó a los hermanos Jaime y Rodrigo Huenchullan en la comisión / Agencia Uno

Ernesto, hijo de Héctor Llaitul, le pidió al diputado Mellado preocuparse también “por los niños mapuche y no mirar el apellido para ver si habla de violencia”.

Estos testimonios, sin embargo, pasaron rápido en la comisión. El interés de los diputados estaba en Héctor Llaitul, el último en hablar.

El vocero de la Coordinadora Arauco Malleco dijo entender que su presencia en la comisión era exclusivamente por la Operación Huracán, por lo que no entraría en detalles “sobre el proyecto político que represento”. “Estamos acá como representantes de nuestro pueblo”, agregó.

Llaitul aseguró que Huracán se enmarca en una “constante criminalización a autoridades mapuche”, la que ha venido de la mano de una agudización del conflicto entre el Estado de Chile y el pueblo mapuche.

En los últimos 20 años, dijo el vocero, ha pasado casi la mitad del tiempo en prisión. Su caso, dijo, es el de un dirigente, con responsabilidades políticas de una organización que pregona por la autonomía del movimiento mapuche, pero que en los últimos años esto se ha extendido a “autoridades tradicionales de nuestro pueblo, como machis y lonkos, sin tener argumentos técnicos jurídicos para hacerlo”.

“Nosotros nos hemos enfrentado, cara a cara, con los agentes del Estado, los agentes represores, soldado a soldado. Pero nosotros nunca hemos atacado a su gente y nunca lo haremos”, agregó, asegurando que él, como dirigente, ha pasado por huelgas de hambre, por prisión y otras situaciones. “Pero hay gente que no merece ese trato”, afirmó.

Y Huracán, según Llaitul, es el mejor ejemplo de cómo “el Estado chileno ha intentado frenar a cualquier costo la lucha de nuestro pueblo. Siempre nos dijeron y nos van a seguir diciendo: ‘respeten el estado de derecho’. Pero resulta que ni los propios representantes del estado lo respetan”.

El dirigente llamó la atención en que todos los detenidos de Huracán tienen relación con organizaciones políticas mapuche. Dijo que él no tiene relación directa con “lo que siempre se nos ha acusado”, pues desde que asumió la vocería de la CAM que es seguido por la policía. “Ellos saben perfectamente dónde vivo y qué hago todos los días”, aseguró.

Eso, según Llaitul, llevó a la “construcción, la implantación de prueba para llevarnos a condena”.

Tras su testimonio, vinieron las preguntas de los diputados. Miguel Mellado de nuevo marcó la polémica, consultando por la cantidad de veces en que ha hablado con la fiscal Mónica Palma sobre estos temas, haciendo eco de una filtración emanada desde Carabineros que ya fue comprobada su falsedad. Después, preguntó si “usted da las órdenes en la CAM”.

Llaitul, en respuesta, invitó al diputado a conversar extendidamente en un seminario –“cuando quiera yo estoy disponible”– pero que no respondería acusaciones falsas en esa sala del Congreso.

Después, el UDI Juan Antonio Coloma lo increpó por haber pertenecido al MIR y lo llamó a rechazar la violencia en la zona. “Yo sé que ustedes son los representantes de la ultraderecha”, partió diciendo el vocero de la CAM.

“Nosotros tenemos una situación muy concreta en el Wallmapu, lo que ustedes llaman La Araucanía, que habla de la confrontación de lo que queda de nuestro pueblo, que siempre hemos sido violentados, desde la formación del Estado-nación chileno, a través de la ocupación de nuestro territorio. A sangre y fuego se impuso un Estado colonial hasta el día de hoy. Si quieren saber por qué hay confrontación, nos remitimos a la militarización del Wallmapu, sustentada por sus gobiernos para reprimir comunidades mapuche, miles de efectivos de Carabineros que no están ahí para defender los intereses del chileno común, sino que están apostados en defensa de los intereses empresariales”, continuó.

“Efectivamente hay violencia y de esa nos sentimos interpelados constantemente. El discurso de ustedes nos violenta cotidianamente, la derecha pregona el racismo, el odio indiscriminado hacia nuestra gente, esto de tratarnos de delincuentes, de terroristas, nos violenta. Y nosotros les decimos: Ustedes, representantes de la oligarquía, están cosechando lo que han sembrado“, finalizó Llaitul.