El escritor y periodista estadounidense Tom Wolfe, considerado el padre del llamado Nuevo Periodismo por rescatar en sus textos el género de no ficción, falleció a los 87 años, según informa  “The New York Times”.

Lynn Nesbit, agente de Wolfe, confirmó el deceso que se produjo en un hospital de Manhattan, a donde el autor ingresó a causa de una infección.

Tom Wolfe vivió en Nueva York desde 1962, año en el que empezó a trabajar como reportero de “The New York Herald Tribune”.

El legado de Wolfe

Wolfe, autor también de ‘La hoguera de las vanidades’, era un devoto del realismo, que cultivó en tres novelas faraónicas que superaron las 600 páginas. Para el escritor y periodista, había cuatro premisas básicas para hacer más vívido un relato realista: “Construir el texto escena a escena como en una novela; usar la mayor cantidad de diálogo posible; concentrarse en los detalles para definir a los personajes y adoptar un punto de vista para relatar la historia”.

Consultado en una entrevista con El País de España sobre los efectos negativos que tuvo el Nuevo Periodismo en la profesión, Wolfe dijo: “El abuso de la primera persona del singular. Un fallo que yo mismo he cometido. Mi primer texto, “El coqueto, aerodinámico rocanrolcolor caramelo de ron”, sobre la cultura automovilística en California, lo empecé escribiendo: ‘La primera vez que vi coches personalizados…’. A menos que seas una parte de la trama, creo que es un error escribir en primera persona”.