Cada vez parece ser más evidente que el anuncio de “austeridad fiscal” dentro de los organismos del Estado es algo que se le cae de las manos al gobierno piñerista.

A los ya conocidos episodios del sillón de 3 millones, el Lexus de 70 millones y el bochornoso viaje del ministro de Hacienda Felipe Larraín a Harvard con dineros estatales, se suma una particular compra que realizó la Presidencia de la República. Se trata de un moderno televisor LG 4k de 84 pulgadas, destinado para la residencia presidencial de Cerro Castillo, que tuvo un costo de 8 millones de pesos.

El aparato, según tiendas de retail que lo venden, “eleva aún más el estándar de innovación” y tiene “una resolución 4 veces más alta que la de Full HD”. El equipo llegó el 12 de marzo a la residencia, es decir, el primer día de la nueva administración del presidente Sebastián Piñera.

Según explicaron desde el gobierno a La Tercera, con solo ocuparlo 20 veces en video conferencias, completa el gasto que antes se usaba en arrendar equipos. Esto a raíz del interés del presidente en convertir la lujosa residencia presidencial en un lugar de trabajo

Mira los datos de la compra acá.