Señora Directora:

Hace unas semanas se anunció que Haití tendrá una visa de turista consular y de sólo 30 días de duración. Muchos respaldan la medida afirmando que impedirá el ingreso de mano de obra no calificada que sólo precariza aún más el mercado laboral. Otros califican este acto de discriminación y hablan del aporte económico que genera la migración sólo en impuestos, y que no son mano de obra no calificada, ya que muchos poseen estudios superiores. Este debate se ha dado desde una mirada utilitaria, y no hemos considerado otras formas de abordarlo.

Una mirada utilitaria es aquella que define lo bueno en función de su utilidad, así, la migración sería buena en la medida que beneficia. Por ejemplo, la llegada masiva de europeos no habría causado el rechazo que causo la migración haitiana. Esto porque serían una migración atractiva, no específicamente por una cuestión racial; sino también por la superioridad cultural e intelectual con la que vemos al mundo europeo. Les tendríamos las puertas abiertas, por supuesto, europeos con buena formación académica y profesional serían un enorme aporte al progreso del país. Pero con la migración latinoamericana es diferente.

A los migrantes latinoamericanos los vemos más como amenaza que como aporte; no vienen a crear empleo, sino a tomarlo. Por eso preferimos cerrarles las puertas, lo que nos deja en una posición problemática. Por un lado, queremos -y tenemos- la posibilidad de acceder a países más desarrollados para estudiar, trabajar y formar familia. Pero por otro lado, no queremos darle a nuestros continentales esa misma posibilidad en países como el nuestro. No aplicamos el principio de “no hacer al otro lo que no quieres que te hagan”.

Si bien es necesario considerar los beneficios que trae la migración al país, no pueden ser los factores determinantes para discutir esta materia. Debemos entender la migración no sólo como lo que nos ofrece el migrante, sino también, como la oportunidad que le damos de desarrollarse; algo que lamentablemente no siempre encuentra en su país.