El Ministerio de Educación fue el escenario de la primera reunión entre el Rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, y el ministro de Educación, Gerardo Varela, luego de la reelección del primero como máxima autoridad del principal plantel estatal del país, instancia en la que discutieron sobre distintas medidas que permitan hacer frente en los planteles al acoso y la violencia sexual.

“Hoy se plantea con mucha fuerza temas vinculados al feminismo y el trato diferenciado entre mujeres y hombre, por lo que nosotros quisimos plantear la importancia que tiene que el Estado chileno asuma posiciones y tenga un punto de vista que lleve confianza a la gente”, explicó el Rector Vivaldi, quien planteó la necesidad de que el gobierno acelere la promulgación de la Ley sobre Universidades del Estado recientemente aprobada por el Tribunal Constitucional.

Esta iniciativa legal incluye en su artículo 49, incorporado por la Universidad de Chile durante su tramitación, la tipificación del acoso sexual en el caso de que ocurra entre académicos y alumnas, y resguarda a las estudiantes y otras personas vinculadas a estas instituciones de casos de acoso sexual y discriminación arbitraria, asegurando el derecho de las víctimas a aportar antecedentes a la investigación, conocer su contenido, a ser notificadas e interponer recursos en contra de los actos administrativos, tal como actualmente pueden hacerlo quienes sean inculpados en este tipo de hechos.

Junto con ello, se le solicitó al ministro que se le pusiera suma urgencia al Proyecto de Ley sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en el que ya se propuso indicaciones relativas a incluir también el acoso sexual en contextos educativos además del acoso callejero.

El Rector Vivaldi hizo hincapié además en que eliminar el acoso y el abuso sexual “requiere un cambio cultural y una modificación en las mallas curriculares. Nosotros pensamos que tiene que impregnarse el conjunto de la educación en todos los niveles, y hemos estado muy presentes en esto desde la Universidad para que el tema de género se incluya en todos los aspectos curriculares”.

El ministro Varela agradeció a la Universidad de Chile la voluntad por tratar estos temas y valoró el trabajo que se ha realizado para frenar el acoso y abuso sexuales, abarcando tanto su dimensión cultural como la preventiva y sancionatoria.

“Es un tema delicado que requiere un trabajo profundo, la U. de Chile lo está haciendo y le hemos pedido que nos manden todo lo que tienen para difundirlo porque este no es un tema de exclusividad, sino de imitar las mejores prácticas”, aseguró el ministro.

Junto con ello, el titular de Educación aseguró que están trabajando con las diferentes instituciones de educación superior del país que elaboren protocolos para enfrentar la situación, dado que sólo una de cada diez cuenta con este tipo de mecanismos, a la par que se realiza un levantamiento de los sumarios que existen abiertos en el país.

La directora de Igualdad de Género de la U. de Chile, Carmen Andrade, explicó que “hemos trabajado en una política de prevención que tiene como foco cambiar pautas culturales de desigualdad. No queremos sólo tener protocolos para enfrentar casos de acoso sexual, sino evitar que ocurran”.

Andrade profundizó además en que resulta vital “tener un marco normativo distinto al que tenemos actualmente porque las universidades hacemos todo lo posible junto a estudiantes y académicas para avanzar, pero las leyes no están dando el ancho”.

Consultada respecto a las actuales movilizaciones que desarrollan estudiantes en diferentes facultades de la Universidad y el país, la directora aseguró que respecto a las demandas internas “estamos en condiciones de responder a la mayor parte de lo que se demanda ya que venimos trabajando junto a las estudiantes hace tiempo, estamos dispuestas a revisar cada uno de los puntos. Sobre las demandas más globales, suscribimos plenamente la necesidad de avanzar en una educación no sexista pero ello también trasciende a la Universidad”.