Un inusual sangrado de nariz generó los movimientos. De urgencia, Fernando Karadima fue trasladado desde el Hogar San José de las Hermanitas de los Anciacnos Desemparados, residencia donde vive “en retiro” desde 2017, hasta la clínica San Carlos de Apoquindo, perteneciente a la Red de Salud UC Christus.

El ex párroco de El Bosque, denunciado por una serie de abusos sexuales a menores de edad durante décadas fue tratado durante el día en la clínica y se le dio el alta durante la tarde.

La complicación de salud vino la misma semana en que su caso puede terminar de remecer por completo a la Iglesia chilena. Los obispos ya se encuentran en Roma para reunirse con el Papa Francisco, quien comunicará los resultados de la investigación de abusos sexuales en la Iglesia que realizó Charles Scicluna, la que apuntaría directamente al obispo de Osorno, Juan Barros, como uno de los encubridores de los crímenes de Karadima.

Lee también en El Desconcierto: Las evidencias que muestran cómo Juan Barros ha operado en defensa de Fernando Karadima

Sin embargo, desde las redes sociales no dejaron pasar un importante detalle: La facilidad con que un centro médico dependiente de la Pontificia Universidad Católica atendiera tan fácilmente a abusador de menores como Karadima, sobretodo ante su fehaciente rechazo a atender mujeres que buscan un embarazo en tres causales.

Vale recordar que todas las instituciones de la Red de Salud UC son objetoras de conciencia en cada una de las tres causales: Inviabilidad fetal, riesgo de vida de la madre y violación.

Mira las reacciones que generó la visita de Karadima a la Clínica UC: