De las 60 universidades que hay en el país, son solo siete las que a noviembre pasado habían publicado sus protocolos de prevención y sanción del acoso sexual. Según la Facultad de Educación de la UC, a través de un análisis, si bien era , uno de ellos equdó fuera del estudio por cerrar su normativa solo en los comportamientos entre los estudiantes.

Según informa Emol, de las siete instituciones con “protocolos activos”, tres son estatales, tres privadas del Consejo de Rectores (CRUCh) y una privada. Además, tres son de regiones y cuatro están en Santiago. Todas están en gratuidad y atienden a un 22% de los alumnos del sistema. Este porcentaje es considerado “muy bajo” por Ana Luisa Muñoz, académica de la UC y autora del artículo.

Además Muñoz agrega que hay dos grandes problemas: “son pocos los protocolos a nivel nacional si se comparan con otros países como Estados Unidos. Por otro lado, el tema de abuso sexual se ha naturalizado en los espacios académicos, por eso algunas universidades justifican la ausencia de estos, aludiendo a que tienen protocolos de orden, higiene y seguridad, lo que es mucho más insuficiente que un protocolo contra el acoso mal elaborado”.

La investigadora también  concluye que las normativas existentes “son bastante restringidas. Si bien son iniciativas que se deben valorar, tienen conceptualizaciones bastante restringidas sobre acoso, lo que complejiza el tema para las víctimas y los que deben tomar las decisiones”.