Complicados son los días para el alcalde de Conchalí, René de la Vega, luego de que un reportaje de The Clinic reportara episodios de hostigamiento laboral de su parte hacia los trabajadores del municipio que lidera.

A los despidos masivos rectificados por tribunales y a la denuncia por acoso sexual de Miguel Moraga -uno de sus nombres de confianza-, se suma la acusación que el ex jefe de Comunicaciones de Conchalí, Gonzalo Gutiérrez, realizó en vivo en los matinales Muy Buenos Días de TVN y Bienvenidos de Canal 13.

Justamente en este último espacio fue donde De la Vega se defendió de las denuncias. “Nosotros somos una comunidad de funcionarios que trabajamos súper comprometidos con la comuna”, comenzó diciendo el edil elegido por sólo 122 votos sobre su contrincante directo en la Municipales 2016.

“Cuando uno llega al municipio uno hace una evaluación. Dentro de las críticas que tenía Conchalí era el maltrato a los funcionarios y a los vecinos. Lo primero que señalé en mi gestión es que todas las personas que tuvieran malos tratos no podían seguir en este municipio. Por otro lado, todas las personas que no tenían formación técnica, que estaban calentando el asiento, tampoco podían seguir”, relató.

“Si había contratos hasta cierta fecha, nosotros podíamos no renovarlos en caso de que las personas no fueran idóneas y eso fue lo que pasó. No renovamos y se tuvo que ir mucha gente. Lo que nosotros no sabíamos era que muchas de estas personas estaban vinculadas a un partido político, puntualmente relacionado al ex alcalde, que hoy día es concejal”, explicó.

El otrora cantante argumentó que el ex alcalde Carlos Sottolichio (PPD) “dejó a su gente instalada” y que son ellos mismos lo que han desatado una “campaña en contra de él y su equipo”.

Sobre la polémica con Gutiérrez (famoso por ser el doble oficial de Rafael Araneda), el edil señaló que “yo como representante de la comuna de Conchalí no he recibido nunca una acusación. Gonzalo llegó como animador y luego pasó a Jefe de Comunicaciones. Duró un mes en el puesto y colapsó por carga laboral”. Añadió también que, luego de su crisis, “quería seguir ganando como jefe sin serlo”.