Un ambiente especial se respiraba en la marcha que convocó la mañana de este miércoles la Confech, para reclamar una educación no sexista y más protección a estudiantes, académicas y trabajadoras de las universidades y colegios ante los casos de acoso y abuso sexual.

Los lienzos, pancartas y afiches evidenciaban cierta rabia por el cansancio de ser siempre el blanco de las agresiones machistas, las discriminadas y las invisibilizadas. Una indignación que también destilaba el aire. Pero, a la vez, se sentía una euforia colectiva desatada por la convicción de vivir un momento histórico.

Las tomas que más de 15 universidades de todo el país sostienen desde hace varias semanas –mañana cumple un mes de la primera movilización en la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Austral de Valdivia- han aglutinado un movimiento que desde hacía tiempo se cocinaba dentro de los establecimientos educativos. Las estudiantes llevaban años soportando situaciones de discriminación respecto a sus pares hombres, y callándose ante casos de todo tipo de violencias de género.

Hoy, prácticamente todas las cabeceras de los colectivos participantes estaban ocupadas por mujeres. Ellas sostenían los lienzos y lideraban las vocerías. Los hombres caminaban a segunda fila, más desde el rol de acompañante y apañador. También los partidos políticos pasaron hoy inadvertidos. Quizás por su poca presencia en la marcha o porque entre tantas estudiantes pasaron desapercibidos. Sin embargo, en Valparaíso sí se pudieron ver algunos diputados del Frente Amplio sumándose a la convocatoria.

El protagonismo hoy era para el movimiento estudiantil feminista en su conjunto y de todas aquellas organizaciones feministas que salieron a la calle para apoyar sus demandas, como Pan y Rosas. Incluso Carabineros pareció querer evitar imágenes de hombres reprimiendo una marcha de amplia participación femenina, pues el contingente de mujeres policías era mucho mayor que en otras oportunidades.

De hecho, la marcha se desarrolló pacíficamente y solo se produjeron un par de incidentes aislados. Una carabinera resultó herida, a la altura de la Alameda esquina Diagonal Paraguay, luego de ser agredida por individuos que se unieron a la marcha. A este hecho, se sumaron, al final de la convocatoria, los enfrentamientos que se produjeron entre fuerzas policiales y encapuchados, a los que la mismas mujeres encararon. Eso, mientras la comediante Natalia Valdebenito ofrecía una breve rutina de apoyo al movimiento en Plaza Echaurren, punto final de la cita: “Esto es histórico”, sentenció en medio de un baño aplausos y entusiasmo.

Como en toda marcha, al cierre llegó el tradicional baile de cifras: 25 mil participantes según Carabineros, mientras que para la Confech se alcanzó a los 150 mil asistentes. Sea como sea, el movimiento ha demostrado tener una fuerza tal que difícilmente habrá vuelta atrás en las demandas de las jóvenes. El guante está tirado y no servirán las excusas para no recogerlo.

Barbara Neupert, vicepresidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Alberto Hurtado

“Me siento súper orgullosa de mis compañeras porque esta cuestión se ha levantado con puro cariño. Ha sido transversal a la sociedad chilena y a los distintos estamentos de la educación, no sólo de las estudiantes, también de las académicas y trabajadoras. Porque, finalmente, con eso vamos hacia una educación feminista. No me gustaría quedarme solo con una educación no sexista, sino que vamos hacia una educación feminista y no de clase. No vamos a acabar con el patriarcado como estructura social con eso, pero sí vamos a hacer una revolución y a modificar nuestra realidad y el cotidiano. La Confech está al debe con la petición de educación no sexista y ahora se está poniendo en primera línea. Debe ser imperioso que todas nuestras instituciones educativas tengan un protocolo de género y que en los reglamentos de convivencia aparezcan como casos graves gravísimos el acoso, el abuso y las relaciones sexuales no consentidas”.

Araceli Farías, vicepresidenta Feuc y vocera Confech 

“Hoy vivimos una movilización histórica donde las mujeres de distintos espacios universitarios de todo Chile se están movilizando porque estamos cansadas de sufrir violencia machista en la sala de clases, en el trabajo y en todos los aspectos de la vida. Por eso nos estamos plegando por la demanda de una educación no sexista y para combatir la violencia machista. Venimos a exigir que se apliquen los protocolos contra la violencia sexual en los espacios universitarios. Actualmente nadie nos está dando respuestas y nuestras compañeras siguen sufriendo las consecuencias de un sistema machista”.

Amandaluna Cea, vocera Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces)

“Estamos en la calle porque sabemos que es la única garantía para seguir evidenciando que la violencia de género se fomenta desde que somos pequeñas, que nos enseñan a mujeres y a disidentes que está bien. Tenemos un gobierno con un ministro de Eduación que nos habla de los condones que necesitan sus hijos para ser campeones; tenemos una ministra de la Mujer, Isabel Plá, que está en contra del aborto; tenemos un ministro de Salud que apoya la objeción de conciencia cuando esto es tapar el sol con un dedo porque las mujeres vamos a seguir abortando con o sin protocolos, con o sin leyes. Por lo tanto, es una necesidad impulsar la educacuón sexual en nuetros establecimientos porque nadie lo va a hacer por nosotras y nosotros. Necesitamos dispensadores de condones femeninos y masculinos en los liceos, necesitamos que la malla curricular enseñe una educación sexual real y no heteronormada, y que esto sea un cambio de todas y todos”.

Amanda Mitrovich, vocera Coordinadora Feminista Universitaria 

“Nos movilizamos contra la violenca de género para comprender que esta lucha tiene que ser de todas las mujeres, de todos los estamentos universitarios y secundarios, de las adultas mayores, compañeras inmigrantes, compañeras trabajadoras, compañeras subcontratadas. Tenemos que trabajar en conjunto para derrocar el sistema patriarcal. Se está redactando el petitorio nacional en estos momentos, pero tenemos demandas claras que son un piso mínimo para las movilizaciones que vienen. Nos estamos estructurando a nivel nacional, pero por ahora creemos que tiene que existir una ley integral de género que tipifique el acoso sexual, que involucre violencia intrafamiliar, que involucre acoso y abuso sexual, que se preocupe de que los espacios universitarios y los liceos secundarios sean espacios seguros. No nos vamos a sentar a dialogar con el gobierno hasta que no ofezcan mesas de diálogo donde estén las mujeres de los diferentes estamentos”.

Francisca Ochoa, secretaria de comunicaciones de la Fech y vocera Confech

“Este es el punto cúlmine de cansancio acumulado de las compañeras de la instituciones, que nos dejen de violentar en las calles, el trabajo y en las propias casas. El movimineto estudiantil se hace cargo de las demandas que impuslan las compañeras para terminar con una educación profundamente machista y sexista. También para resguardar a las compañeras que han activados denuncias y no han tenido respuesta, han sido revictimizadas, ninguneadas e ignoradas. Tenemos un petitorio nacional en construcción constante porque son muchas las demandas y las compañeras que cada día se están sumando a la movilización. Todavía no sabemos con qué autoridades vamos a conversar ni las garantías que se nos van a dar para ello, pero no estamos dispuestas a conversar con el gobierno o con quién sea si no hay garantías de que lo que vamos a proponer va a ser recogido por las instituciones. Tiene que haber una autocrítica por parte del gobierno y de las universidades y rectores, incluso del Senado y la Cámara, por habernos dejado en esta situación”.

Macarena Galaz, consejera académica Universidad Diego Portales

“Es un movimiento social profundamente integral que tiene las bases para lograr que Chile avance hacia una sociedad feminista. Identificamos que el patriarcado es sistémico y, por lo tanto, la lucha tiene que darse desde cualquier parte. Planteamos que el proyecto de ley del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia nos sirve como estudiantes para profundizar nuestros protocolos de acoso y beneficia a la mujer trabajadora para denunciar. Estamos construyendo un movimiento que viene en alza y el mensaje es claro: mientras el patriarcado continúe así, las mujeres vamos a parar porque si el sistema no cambia no estamos dispuestas a que caiga ninguna más”.

Camila León, vocal género y sexualidad Usach

“La educación se encuentra en crisis y año tras año se han venido acumulando una serie de demandas que hasta hoy no han sido escuchadas. Salimos a las calles para exigir todo lo que está al debe. No podemos seguir permitiendo tener profesores que sean acosadores y violentadores dentro de las aulas. Tiene que haber un filtro en la contratación para que una persona que ha sido denunciada en un lugar no se contrate en otro. Son cosas mínimas, pero que hoy aún no tenemos”.

Amanda Opazo, vocera Consejo Nacional Educación Superior (Cones)

“Esta movilización da un inicio y un avance histórico por la educación no sexista en Chile y por la reivindicación de los derechos de la mujer. Desde la Cones hoy hemos exigido la destitución de Tomás Henríquez, asesor jurídico del Mineduc, porque creemos que no es una persona capacitada para trabajar en un ente público porque llevó a cabo un juicio en contra de una niña trans, quien fue sacada de un establecimiento, y faltó así a la Ley Zamudio. El Mineduc forma parte de un gobierno sumamente machista y patriarcal, pero nosotras no vamos a permitir que nos pongan un pie encima, vamos a seguir marchando, luchando y no nos vamos a quedar calladas”.

Revisa las fotos de la marcha acá: