Este sábado 19 los seguidores de la corona británica tienen una cita imperdible: la boda entre el príncipe Enrique del Reino Unido y su novia, la actriz estadounidense Meghan Markle en la capilla de San George, en el castillo de Windsor (a las afueras de Londres).

Markle ha sido comparada en varias ocasiones con Lady Diana, la madre del príncipe Enrique y quien hubiera sido la suegra de la joven y que siempre fue muy valorada por su compromiso con los más vulnerables.

Férrea defensora de los derechos de las mujeres, Markle habla claro acerca de lo que piensa y no duda en unirse a diferentes causas aprovechando la repercusión que le da ahora su nombre. Ya dio señales de ello en 2015, cuando acudió como invitada a un evento organizado por Naciones Unidas “Step It Up For Gender Equality” (Levántate por la igualdad de género) y pronunció un discurso muy aplaudido, en el que aseguró que su conciencia feminista se despertó cuando solo tenía 11 años.

En su época escolar vio un comercial de jabón para lavar los platos que decía: “las mujeres de toda América luchan contra las ollas y sartenes grasientas”. Dos chicos de su clase se rieron y manifestaron: “Ahí es donde pertenecen las mujeres, la cocina”. Aquellas palabras la hirieron y enojaron tanto que, animada por su padre, se contactó con las mujeres por entonces más poderosas de Estados Unidos: Hillary Clinton: la conductora del noticiero infantil, Linda Ellerbee; la fiscal Gloria Allred y el propio fabricante de jabón líquido.

Una semanas después, recibió respuesta de todas ellas, y un mes más tarde, de Procter & Gamble, cambió la frase “las mujeres de toda América” por “la gente de toda América”. Por su logro la entrevistaron en 1993 en el programa Nick News, de Nickelodeon.

A finales de febrero ya como prometida aprovechó un acto de la Royal Foundation de los príncipes Guillermo y Enrique en el que también participó Kate Middleton para posicionarse nuevamente a favor del movimiento feminista. “Es interesante que cuando se habla de empoderamiento femenino se dice que hay que ayudar a las mujeres a encontrar su voz. Sin embargo no creo que las mujeres tengan que encontrar su voz, sino que ya tienen voz y solo tienen que sentirse empoderadas para usarla”. Además, la ex actriz también se refirió a los movimientos Times Up y Me Too y aseguró que actualmente “vivimos en un momento único” en el que todos tienen que seguir apoyando a las mujeres, ya que “eso es lo que marca una enorme diferencia”.

Este sábado la corona británica, una de las casas reales más tradicionales del mundo, celebrará el matrimonio del príncipe Harry con una actriz de 36 años, divorciada y mestiza. Una mujer que no responde al perfil que tiempo atrás se le supondría a la prometida de un príncipe. Dicen que Markle llega para ser “la princesa Diana 2.0”.