Más de 60 palestinos muertos. Ese fue el resultado de la represión que las fuerzas israelíes ejercieron entre el domingo y lunes en la franja de Gaza contra quienes protestaron por el traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén. Las imágenes se viralizaron en todo el mundo por su brutalidad.

El propio presidente de Israel, Benjamin ya había justificado los mecanismos utilizados, asegurando que los “métodos no letales no funcionan”.

Pues bien, ahora la explicación fue aún más indignante, considerando que se trata de 60 personas muertas, varios niños y niñas, entre ellos. La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno israelí, Machal Maayan, dio una entrevista ante la televisión irlandesa, en la que el periodista le pregunta “¿por qué las fuerzas israelíes estaban disparando a matar a los manifestantes en la frontera de Gaza?”.

“Bueno, no podemos meter a tanta gente en la cárcel, esto son…estamos hablando de cientas de personas que están atacando nuestras defensas”, respondió Maayan, generando indignación inmediata en la comunidad internacional por sus dichos.

Inmediatamente después de decir esa frase, la vocera se desdijo y aseguró que “nuestro ejército no dispara a matar, disparan para disuadirles”.

Aparte de los 60 muertos, los hospitales de Gaza están colmados de palestinos heridos por el fuego del Ejército de Israel. “Nuestros hospitales en Gaza no pueden atender al enorme número de heridos que ha habido en las últimas siete semanas en la Franja”, señaló el director de Urgencias del hospital Shifa, Ayman Sahabani.

“Estamos hablando de más de 3.000 heridos que necesitan urgentemente cirugías y operaciones médicas complejas”, agregó.

Después del revuelo internacional que provocaron sus declaraciones, Michal Maayan aclaró vía Twitter que, según ella, el registro fue manipulado y que esa no fue la pregunta que le hizo el periodista que la entrevistó.