Evo Morales busca en un computador antiguo un departamento con vista al mar. Escribe en el buscador de un portal inmobiliario “Antofagasta, Bolivia” y no sale ningún resultado. Cuando pone “Antofagasta, Chile” aparecen varias opciones y, tras interesarse en una, llama al dueño, quien resulta ser Sebastián Piñera.

Esa es la premisa del último viral del comediante Stefan Kramer, el cual fue realizado como una publicidad solapada para una empresa inmobiliaria y hace clara alusión al conflicto marítimo entre ambos países.

El video, en un tono claramente burlesco, racista y estereotipador de la identidad boliviana, alcanzó rápidamente el primer lugar de las tendencias de YouTube, pero también causó un duro rechazo en el país altiplánico por alentar la xenofobia entre ambos pueblos.

Según consigna El Deber, la ministra de Comunicaciones de Bolivia, Gísela López, rechazó duramente el spot por ser un “material inaceptable, burdo, racista y ofensivo, el anuncio de una empresa publicitaria chilena que pretende ridiculizar para la demanda la demanda justa del pueblo boliviana de recuperar su salida al mar”,

La jefa de cartera agregó además que “el video no solo se burla del presidente Evo Morales, sino que ofende a todos los bolivianos, porque la causa marítima es el sentimiento que une a los bolivianos y bolivianas”.

“Observamos una alta dosis de un colonialismo racista, una producción publicitaria que ofende a todo un pueblo que está unido alrededor de la causa marítima”, acotó.