Tal como se conoció durante las primeras horas de esta jornada, la tarde de este viernes las autoridades venezolanas iniciaron el mayor proceso de liberación de opositores de los últimos años al excarcelar a un primer grupo de 39 reclusos “por motivos políticos”, siguiendo la petición del presidente Nicolás Maduro.

“Es un primer grupo y vendrán los grupos siguientes, pero por aspectos procesales no es posible la liberación de todos el mismo día”, aseguró Delcy Rodríguez, presidenta de la llamada Comisión de la Verdad que cumplió el pedido de Maduro. Del grupo de liberados, algunos tendrán libertad plena y otros contarán con medidas limitantes como la prohibición de salida del país.

Entre ellos se encuentra el ex alcalde de San Cristóbal –ciudad ubicada en el suroeste del país–, Daniel Ceballos, nombre conocido en el país y preso desde 2014, acusado de rebelión, agavillamiento y se le responsabiliza por promover las protestas que ocurrieron en su ciudad ese año.

Los nombres de los beneficiarios fueron anunciados por el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno a través de varios hilos de Twitter, y entre ellos además 16 personas detenidas el 2 de abril pasado durante un acto de campaña del ex candidato Henri Falcón. Estos habrían atacado con armas de fuego y piedras al equipo del político opositor, hecho en el que resultaron heridos un diputado de la Asamblea Nacional y el jefe de seguridad de Falcón.

“Quiero la reconciliación entre todos los venezolanos”, afirmó Maduro este viernes durante un acto en el palacio de gobierno, y aseguró que las liberaciones representan un acto de “generosidad” y “benevolencia” para lograr la “pacificación” en el país suramericano.

En tanto, el fiscal general de la República, Tarek William Saab, confirmó que se liberarán más personas en las próximas horas y que “la lista es amplia y representativa”.

Las excarcelaciones se producen a días de la controvertida reelección de Maduro como presidente, en comicios que no han sido reconocidos por buena parte de la comunidad internacional. Por eso, su realización ha generado posiciones divididas entre los venezolanos: algunos consideran la medida como una alegría de la profunda crisis que vive el país, mientras que otros acusan a Maduro de utilizar las excarcelaciones para mejorar su imagen local e internacional tras los cuestionamientos a su reelección.