El sacerdote marista Abel Pérez es investigado por la iglesia y el Ministerio Público por sus constantes traslados durante su carrera religiosa.

Cabe recordar que Pérez confesó a la congregación los abusos sexuales que perpetró durante décadas, casos que aún se investigan para saber si prescribieron.

Según consigna El Mercurio, el religioso fue cambiado de lugar 15 veces desde 1970. Las denuncias más antiguas contra el sacerdote corresponden al tiempo en que era profesor en el Instituto Rafael Ariztía, entre los años 1978 y 1979, período donde ya había sido trasladado en tres ocasiones. Pérez también fue enviado al extranjero en un par de oportunidades a países como Colombia y Bolivia.

La Congregación de los Hermanos Maristas señaló al respecto que con anterioridad hemos admitido que este proceder fue un error de criterio que la congregación enmendó a partir de septiembre del 2017, denunciando todos los casos que se fueron conociendo” y añadieron que “lo que solicitaron fue ser escuchados y separar a los religiosos denunciados del contacto con niños, lo cual se hizo de inmediato”.

Una de las principales trabas con las que se ha encontrado el Ministerio Público para investigar las denuncias de abuso sexual en contra del sacerdote marista son los 10 años de plazo de prescripción que tienen este tipo de crímenes.

En este minuto, la fiscalía está focalizada en la segunda vez en que Pérez estuvo en el Colegio Marcelino Champagnat (2006-2008) debido a que si se detecta algún caso de abuso en ese tiempo, éste no estaría afectado por la prescripción, con lo cual el sacerdote podría ser formalizado.