Una madre haitiana perdió la custodia de su hijas tras una determinación del Tribunal de Familia. La niña se encuentra en un hogar del Sename.

La protagonista de la historia es Maribel Joseph, una ciudadana haitiana que fue desvinculada de su trabajo por estar embarazada. Tras esto, se le acumularon deudas y perdió la habitación donde vivía.

El 27 de julio del 2017 nació su hija, Yeritza, que tuvo que estar dos meses en una incubadora debido a que nació prematura. Sin casa y con deudas, Maribel quedó desprotegida.

Un paramédico del Hospital del Carmen contó la historia y una familia chilena le ofreció un techo donde vivir en Viña del Mar. Tras esto le ofrecieron un trabajo en Santiago y dejó a su hija a cargo de la familia. Meribel regresaba los fines de semana a visitarla. Con esta rutina podría darle dinero a Yeritza y a sus otros tres hijos en Haití.

La niña siempre se atendía en un consultorio para sus revisiones médicas y en el recinto comenzó a llamar la atención la ausencia de su madre.

La situación fue informada a la Oficina de Protección de derechos de Viña del Mar. Sin previo aviso, llegó una funcionaria a al casa donde se encontraba la pequeña y fue sacada por carabineros, el caso llego hasta los Tribunales de Familia.

Tras una audiencia se le informó a Maribel que su hija permanecería en un hogar como medida cautelar. La ciudadana haitiana cree que la cuestionan por dejar a la niña con una familia con la cual no tenía vínculos y por trabajar lejos. Son presunciones porque hasta ahora nadie le ha explicado el motivo de la medida.

Por ahora Maribel tomó la decisión de instalarse en Viña del Mar y abandonar su trabajo, en el que tenía contrato indefinido, para poder cumplir con las exigencias del Tribunal de Familia. El 7 de junio se revisará en tribunales la medida cautelar.