Solo 15 minutos pasaron del inicio de la interpelación al ministro de Justicia, Hernán Larraín, cuando llegó el primer momento polémico de la sesión. El secretario de Estado responde este miércoles a las preguntas de la diputada comunista Carmen Hertz a propósito del retiro del proyecto, impulsado por la ex presidenta Michelle Bachelet, que daba un aporte reparación de $3 millones a las víctimas de delitos contra los Derechos Humanos.

La controversia se dio luego de que Hertz, rodeada de carteles alusivos a las violaciones de los derechos humanos de las mesas de los parlamentarios de atrás, insistiera al ministro en responder a su primera pregunta, que Larraín evadió. “¿Por qué hicieron el retiro de ese aporte miserable? No ha respondido la pregunta”, reiteró Hertz.

Tras la insistencia, Larraín respondió que “nunca nadie interpeló a un ministro por el retiro de un proyecto por parte de la presidenta Bachelet”. Luego explicó que el motivo principal “reside en las actuales condiciones económicas”, por lo que “el gobierno no puede comprometerse a mantener una posición favorable”. El titular de Justicia precisó que a final del mandato de Bachelet se conoció que el deficit fiscal alcanza los 1.100 millones de dólares, lo que bautizó como “la guinda de la torta”.

Luego Larraín recordó cómo se manejó este asunto durante el gobierno anterior y expuso que en 2016, el entonces ministro de Interior Mario Fernández pidió apoyo a su homólogo de Hacienda para financiar apoyo a personas que habían sufrido tortura y violaciones de derechos humanos. “El ministro de Hacienda respondió: ‘cabe señalar que para 2017 no existen recursos para financiar iniciativas en esta materia'”. Acto seguido espetó a la diputada: “Ha sido el gobierno que usted apoyó el que rechazó el proyecto por razones económicas”.

Hertz rechazó los dichos del ministro en su turno de aclaración. En su contrarréplica, Larraín precisó: “Los antecedentes que he descrito son para señalar que sobre hechos de misma naturaleza han tenido la misma actitud”.