Corría el año 1996 cuando un grupo de parlamentarios de derecha, entre los que se encontraba el actual ministro de Justicia Hernán Larraín, reclamaron por el operativo policial que buscaba detener al líder de Colonia Dignidad, Paul Schäfer, dada su avanzada edad y enfermedad a la vista.

Sin embargo, la justicia resolvió que Schäfer continuaba abusando de niños chilenos en 1997, tras interrogar a varios jerarcas de la colonia que describieron lo que ocurría al interior del sector que más tarde fue rebautizado como Villa Baviera.

Entonces, dada la cercanía con sus líderes, la derecha pidió la inconstitucionalidad de la disolución de Colonia Dignidad, lo que fue rechazado por el Tribunal Constitucional. En 1998, el mismo sector político negó incluso la investigación de violaciones a los derechos humanos cometidas en Dignidad.

“Con centenares de efectivos de investigaciones, con decenas de automóviles, con metralletas, con violencia innecesaria, eso obviamente forma parte de un montaje, de una campaña. No se hace”, sostuvo entonces Larraín.

Además, el actual ministro argumentó que “el país tiene problemas de seguridad gigantescos en otras partes, pero no, aquí operativos desde Santiago, desde la 7ma, la 8va Región, prefecturas de investigación… una cosa realmente inédita se destina arteramente en contra de esto. ¿Alguien me quiere decir que es porque hay la denuncia de un menor sobre abuso en contra de una persona determinada?”, preguntó.

Aunque Informe Especial volvió a contactar a Hernán Larraín para obtener su versión respecto a la cercanía que mantenía con Paul Schäfer, este se negó a entregar nuevas declaraciones.

Mira el video del reportaje de Informe Especial: