*Columna escrita en conjunto con Juan Guerra (secretario SINTHE)

Como bien ha señalado la Unión Nacional de Trabajadores y Trabajadoras a Honorarios del Estado hace ya varios años, los trabajadores tercerizados – ya sea en modalidad de honorario o subcontratación – carecen de todo derecho y resguardo laboral en el sector público, por lo que son quienes más sufren la incertidumbre de los cambios de gobierno. En el caso del Ministerio de Educación, uno de los “legados” que dejó la administración anterior fue que los contratos de muchos trabajadores/as fueron firmados deliberada y tardíamente a fines de enero, y además se incorporó a un alto número de nuevos honorarios a fines de febrero. Esta irresponsabilidad expone a los trabajadores a una situación de absoluta vulnerabilidad, pues el gobierno actual ha aprovechado la demora en la tramitación de estos contratos para la justificación despidos. Basta con revisar una de las notificaciones que se han dado:

“Se hace presente que el referido contrato no alcanzó a ser aprobado mediante acto administrativo totalmente tramitado, por lo que no procede dictar uno que ponga término a dicho acuerdo. Sin perjuicio de lo anterior, esta autoridad adoptará las medidas que procedan para regularizar el pago de la remuneración pactada…”

En nuestra calidad de dirigentes del Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras a Honorarios del Ministerio de Educación, SINTHE, hemos recogido un alto número de consultas provenientes de socios y trabajadores a honorarios de diversas regiones del país, por causa de la excesiva tardanza en la tramitación de sus contratos. Son más de 100 los casos de trabajadoras y trabajadores a honorarios de diferentes reparticiones del Mineduc que hoy se encuentran trabajando sin contrato, algunos ya por más de 6 meses, en una situación fuera de toda normativa legal. En los casos más precarios, los trabajadores llevan meses sin percibir las remuneraciones por su trabajo, y aquellos que se desempeñan en terreno tampoco reciben viáticos ni comisiones de servicio, debiendo gastar su propio dinero para cumplir sus tareas. Destacamos a estos trabajadores que, a pesar de esta situación de precariedad e incertidumbre que los perjudica directamente, han demostrado su incondicional compromiso con el servicio público.

Tener a decenas de mujeres y hombres trabajando sin contrato, derechos ni sueldo dentro del Mineduc, contradice absolutamente el anuncio del “Pleno Empleo” dado por el presidente Piñera en su discurso del 1 de junio. La mejora de las cifras macroeconómicas no puede ser a costa de la dignidad del empleo. ¿De qué le sirve el Proyecto de Sala Cuna Universal a una mujer que ni siquiera cuenta con contrato de trabajo o a las miles de mujeres que trabajan a honorarios? ¿En qué mundo posible las familias van a querer tener hijos si el 60% de quienes boletean (985 mil trabajadores) son mujeres sin derecho a pre ni postnatal? La precariedad que hoy están viviendo estas trabajadoras en el Mineduc, son una expresión más del abuso sistemático y la falta de derechos que se sufre hace décadas en el sector público.

Nuestro sindicato espera que tanto el subsecretario como el ministro de Educación asuman como prioridad solucionar este abandono total que están viviendo sus trabajadoras y trabajadores, hoy marginados de todo marco ético y legal de condiciones laborales.


Presidente SINTHE