Otro viernes de duelo se vivió hoy en Palestina. Tres personas murieron, uno de ellos menor, y otras 117 resultaron heridas por munición real de fuego israelí en las protestas multitudinarias registradas en la frontera entre Gaza e Israel, en las que participaron unas 10 mil personas. La movilización, denominada Marcha del Millón a Jerusalén, empezó a primera hora de la tarde con marchas, quema de neumáticos y el lanzamiento de decenas de cometas incendiarias hacia Israel, desde donde los soldados dispararon con medios de dispersión de masas para impedir a los participantes acercarse a la verja.

Los fallecidos -de 15, 24 y 26 años- murieron en los puntos donde se desarrollan protestas junto a la línea divisoria, informó en un comunicado el vocero del Ministerio de Sanidad palestino, Ashraf al Qedra. Del los más de 600 heridos totales, cinco se encuentran en estado crítico, 117 fueron heridos con munición real, 21 por metralla, además de 56 golpeados por el impacto de latas de gas lacrimógeno y 60 que fueron atendidos por inhalación de gases.

También resultaron heridos dos reporteros: Mohamed al Baba, fotógrafo de la agencia AFP, que recibió un disparo en la pierna derecha, y un camarógrafo de la televisión Al Aqsa (simpatizante del grupo Hamás) que aun no ha sido identificado y que sufrió heridas moderadas por un golpe con una lata de gas lacrimógeno.

El Ministerio de Sanidad denunció en un comunicado que los soldados están disparando “bombas de gas” contra las ambulancias que tratan de asistir a los heridos.

Ésta ha sido el onceavo viernes consecutivo de protestas en la frontera entre Gaza e Israel, coincidiendo con el último viernes de Ramadán y la conmemoración del inicio de la Guerra de los Seis Días y del Día de Jerusalén.

El Ejército señaló que los manifestantes quemaron neumáticos, lanzaron granadas, bombas caseras, piedras y  cometas incendiarias a las tropas.
“Las tropas están respondiendo con medios de dispersión de masas y operan de acuerdo a las normas”, informó un comunicado militar israelí.