Adner Silius de 34 años, es un ciudadano haitiano que actualmente divide sus tiempos entre ser recolector de basura y profesor de creol, lengua criolla de Haití.

Tras llegar a Chile en 2017, se instaló en la comuna de coronel donde consiguió trabajo en Starco, firma que se dedica a prestar servicios de recolección, limpieza y transporte de residuos en la comuna de Coronel.

“Hablé con un caballero, él me dijo que le hiciera llegar un currículum. Me dijo: ¿y dónde nos juntaríamos para que me lo entregues? No sé, le respondí. Me preguntó si podía hacer un currículum en ese mismo momento, y entonces le pedí lápiz y papel y le redacté mi currículum”, sostuvo a La Estrella.

Adner además es padre de dos niñas, de 4 y 7 años, quienes en noviembre pasado llegaron a vivir a Chile junto a su esposa. Cuando arribó su familia, comenzó a buscar un colegio donde matricular a sus hijas.

La gente le recomendó la escuela Javiera Carrera. Fue en ese establecimiento donde a principios de año comenzaron un proyecto llamado “Yon lekól pou nou tout” (Una escuela para todos), iniciativa en la que comenzó a dictar un taller de creol a asistentes de salas y a profesores.

Los profesores tenemos memoria de elefante. Me propuse como misión aprender el idioma español. Empecé a escuchar y después quise empezar a hablar“, explicó.

El haitiano aún no domina el español al revés y al derecho, pero de todos modos ya tiene un nivel para hacerse entender de manera clara. Sobre el taller que dicta señaló que “generalmente nos quedamos hasta más tarde porque al parecer les gusta mucho el taller; son muy preguntones”.