Esta semana Álvaro Pruneda, uno de los profesores de la Uniacc implicado en casos de acoso sexual por varias alumnas de esa casa de estudios, respondió a través de un comunicado a las acusaciones y reveló que se autodenunciará en la PDI.

Y claro, como él señala, es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Las estudiantes de Uniacc también saben que es muy difícil poder acreditar los acosos ya que no existe ninguna ley que las proteja en ese sentido. Al menos, es difícil culparlo ante sus comentarios e invitaciones de “hacer un trío” con su polola. O que “para obtener buenas calificaciones había que acostarse con él”.

Lo que llama la atención es que ahora resulta que no sólo hay denuncias de acoso en la Uniacc. Esta semana se suman los casos de alumnas de la Universidad Santo Tomás, donde Pruneda también hizo clases y donde se reiteran las mismas actitudes y situaciones.

“Me preguntó si quería hacer un trío con ellos”

“Sofía”, quién utiliza este pseudónimo porque trabaja en el medio audiovisual y quiere resguardar su fuente laboral, se tituló el 2017 de Comunicación Audiovisual en la Santo Tomás. Ahí, Pruneda le hizo clases de Photoshop.

En conversación con El Desconcierto, reveló que “en mi caso no me chantajeó con notas porque él me hacía clases de photoshop y me iba súper bien. Pero me contactó por Facebook. Y me comentó que con su novia estaba probando cosas distintas. Y si quería hacer un trío con ellos. Al decirle que no, me dijo: ‘Buuu te teníamos fe'”.

“Yo le conté a mis compañeros y no a la escuela. Porque hubieron unos rumores de algo similar en una página de ‘Confesiones de la Santo Tomás’. Y tomaron represalias contra los que administraban la página. Pruneda siguió haciendo clases”, agregó.

/ editando.cl

“Nos vemos en los pasillos del instituto”

“Florencia” también optó por mantener su nombre en reserva. Entrevistada por El Desconcierto, reveló que “yo era administradora de la página ‘Confesiones Santo Tomás’ junto a otro compañero y ahí fue que nos llegaron denuncias”.

“En esa página siempre llegaban cosas ‘leseando’ a los profes. Pero esta confesión venía con el nombre y apellido de Pruneda. Decía que le había ofrecido sexo a cambio de subir notas y que daba lo mismo si ella acusaba o no, porque él sabía cuándo apagaban y prendían las cámaras de las salas. Así que, podía perder por todos lados. Nosotros como página no sabíamos si publicar o no la confesión. Al final lo hicimos no más. Sin pensar el revuelo que causaría”.

“Sofía” continuó su relato acusando que “a mí ya me había ofrecido un trío anteriomente con su ex polola y yo lo rechacé. En el momento no lo ví como acoso, después todo me hizo sentido. La cosa es que el profe vio la publicación y a cada persona que comentaba le decía ‘nos vemos en los pasillos del instituto’, como amenazando”.

Luego, recordó que “me contaron que llegó la PDI al IP (instituto profesional). Estaba en mi casa en ese momento. Y llegó porque él hizo una denuncia por injurias a nosotros como administradores de la página. De ahí mi amigo se encargó, creo que hasta habló por celular con Pruneda“.

A continuación se adjuntan los “pantallazos” a los que El Desconcierto tuvo acceso con la denuncia y luego la respuesta de Pruneda:

“Me dijo que desmintiera todo”

Contactado por El Desconcierto, el otro estudiante administrador de la página de Facebook, también pidió mantener su nombre en el anonimato “para no tener problemas en mi trabajo”. 

Bajo el pseudónimo de “Benjamín”, relató que “El grupo confesiones no lo hice de ‘cagüinero’, fue para un proyecto documental de la U. Álvaro Pruneda se contactó conmigo a través de Facebook, para pedirme mi teléfono. Me llamó y me exigió publicar una carta donde se desmentía la denuncia. Finalmente, el caso derivó a las autoridades académicas, quienes me exigieron borrar no sólo la denuncia, sino que el grupo por completo. Lo hice porque corría el riesgo de no titularme. Ahora que ha pasado el tiempo siento que puedo denunciar lo que pasó”.

A continuación, la evidencia de Álvaro Pruneda pidiendo el teléfono y exigiendo la publicación de un texto para desmentir lo ocurrido.

Contactado por El Desconcierto, Álvaro Pruneda aseguró el viernes que no puede dar informaciones y que su abogado Cristián Muñoz se contactaría, pero hasta ahora eso no ha ocurrido.

Desde la Universidad Santo Tomás, enviaron una declaración pública a raíz de los hechos denunciados, que puedes revisar a continuación:

DECLARACIÓN SANTO TOMÁS.