Faltan muy pocas horas para que esta noche -a las 21.00 horas de Chile (09.00 horas de Singapur)- empiece la cumbre entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, en el hotel Capella de la turística isla Sentosa en Singapur.

Más de 3.000 periodistas llegaron hasta el lugar para cubrir la cita entre ambos líderes mundiales, que podría significar grandes cambios para ambos países y el fin de un conflicto de 70 años.

Según informó la Casa Blanca, el encuentro bilateral se extenderá por una hora y media y contará con la participación de varios traductores, para discutir el fin del programa nuclear de país asiático. Desde Washington aseguraron que el mandatario volverá a Washington el día martes, mientras que el líder norcoreano volverá a su país el miércoles, tal como estaba agendado.

De acuerdo al secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, la Casa Blanca está dispuesta a “ofrecer garantías de seguridad que son diferentes, únicas respecto a lo que Estados Unidos ha hecho en el pasado” a cambio de la “desnuclearización completa, verificable e irreversible de la península coreana”. Sin embargo, no aclaró si dentro de esas medidas está la reducción o retirada de las tropas norteamericanas de la península coreana. Por su parte, uno de los puntos que más le interesa al país asiático en obtener prosperidad económica.

El lujoso complejo hotelero sobresale por sus extensos campos de golf, sus paradisíacos paisajes y por contar en un parque temático de Universal Studios, todas atracciones que llaman a miles de turistas a visitar la zona durante todo el año. El recinto no ha sido usado para eventos de este tipo, pero tras aceptar acoger la cita, rápidamente se pusieron en marcha todos los preparativos para alojarla. El recinto que se encuentra bajo estrictas medidas de seguridad y no recibirá huéspedes hasta el 15 de junio.