La periodista y magister en ciencias políticas, Mónica Rincón, pasa por un gran momento. Además de consolidar su trayectoria como comunicadora, sus editoriales han alcanzado los 7 millones de reproducciones en los últimos dos meses.

En entrevista con La Segunda, Rincón enfrenta las críticas de quienes la apuntan como no objetiva: “Esa es la forma de descalificar al periodismo de opinión cómo género, de caricaturizar al que lo realiza. Lo curioso es que quienes critican la opinión la ejercen, porque opinan que el otro no tiene derecho a opinar. Hay resistencia porque muchas veces tocamos a los poderosos, que no son políticos y empresarios solamente”, señala.

“La objetividad es una intención. Me pasó en el funeral de Yasser Arafat, cuando la gente se lanzó sobre el ataúd dije que hubo un desborde de seguridad, ¡porque todos lo pensábamos así! Después me enteré de que la forma de expresar su afectividad era ésa. Todavía me da vergüenza, porque me equivoqué, porque estamos mediados por nuestra historia”, argumentó la conductora de CNN Prime.

Rincón asegura que “como periodista, no soy activista de ninguna causa. Personalmente, soy feminista. ¿Por qué tener que defenderse solo por ser mujer? Es el hombre el que tiene que inhibirse y no invadir el espacio de otro”.

A juicio de la comunicadora, “no es que a la recatada hay que respetarla y a la que se pone una mini se le puede vulnerar. La dignidad es producto de ser persona. Somos dueñas de nuestro cuerpo y nada de lo que hagamos le da derecho a otros a entender que no es no”.

Mónica ya suma 5 años con su programa “Consciencia inclusiva al aire”. En el espacio aborda las experiencias y problemas de personas en situación de discapacidad, movida por su propia vivencia personal: la de su hija Clara, melliza de Vicente, quien le abrió los ojos al mundo del síndrome de down y falleció con dos años y cuatro meses, en noviembre de 2013.

“Siento una tremenda admiración por aquellos capaces de vivir cada día con una sonrisa en este país tremendamente discriminador. Son discriminados en el cine, en el trabajo, y he llegado a ver que los invitan a no ser padres y madres. Hemos tenido avances importantes como la Ley de Cuotas, pero seguimos vulnerando cada día los derechos humanos de las personas con discapacidad”, opinó la periodista.

Rincón también aseguró sentirse privilegiada, a pesar de las dificultades de ser mujer en Chile y enfatizó que “lucha es la que da una mujer que está tres horas arriba de la micro, para trabajar por un sueldo miserable y volver a su casa a asumir todas las labores. ¿De qué me voy a quejar yo? Llevo una vida intensa, pero tengo una red de apoyo increíble”, cerró.