Un informe recibido esta semana por La Moneda revela el aumento del número de personas que ingresan a nuestro país de manera irregular por mar, en precarias embarcaciones, que tienen como destino pequeñas caletas en la zona norte.

Según informó El Mercurio, el capitán de corbeta litoral Daniel Hausdorf, quien es jefe de comunicaciones y Relaciones Públicas de Directemar, señaló que: “La entrada en vigencia de la reforma migratoria que restringe el acceso de extranjeros a nuestro país puede generar un aumento de ingresos ilegales por pasos fronterizos no habilitados, no descartándose la utilización de la vía marítima para tales efectos”. Así, se confirma una de las principales hipótesis que se plantearon tras la aprobación de las nuevas políticas migratorias implementadas por el gobierno, en especial en relación a las visas de haitianos y haitianas: que la nueva normativa aumentaría los intentos por entrar al país por lugares no habilitados.

Desde la Armada identificaron dos formas de entrar al país por medio de embarcaciones, una es el uso de pequeños botes que zarpen desde las costas de Perú con destino a pequeñas caletas en la zona macro norte del país. La otra, es utilizada por polizontes que se infiltran en embarcaciones grandes y que vienen de distintas partes del mundo. La Armada reconoce el fenómeno como un problema global con posibilidad de ir en aumento.

El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, señaló que en una reunión de esta semana se definió que los estamentos dedicados a la vigilancia se abocará 30 días de trabajo en terreno, donde inspeccionarán toda la costa desde Arica hasta Coquimbo, La ruta 5 norte en su totalidad y toda la frontera terrestre y los límites con Perú, Bolivia y Argentina.