En Argentina se desarrolló un estudio de los argumentos otorgados por quienes expusieron en contra despenalización y legalización del aborto en las audiencias de la Cámara de Diputados.

Sesenta voluntarios convocados por la Fundación Huésped, en la Facultad de Derecho de la UBA, pusieron a prueba la veracidad de 51 afirmaciones que fueron escuchadas en este contexto, a favor y en contra. El resultado fue revelador: apenas el 15% de los argumentos dados por los opositores del aborto son verdaderos: 52% de ellos son falsos, un 7% dudosos y otro 26% fueron imposibles de chequear.

Al otro lado de la cordillera, figuras como Mariana Rodríguez Varela, “la loca del bebito”; el padre Pepe Di Paola; Gustavo Volpe, presidente de la ONG Rosario ProVida; Gabriel Pedro Flores, director de Bioética de la Federación Pentecostal de la República Argentina; Ernesto Berutti, jefe de Obstetricia de la Universidad Austral y Mónica del Río, integrante de Notivida, fueron algunos de los que participaron exponiendo sus datos en contra del aborto.

Sin embargo, según el análisis, entre quienes defendieron la necesidad de aprobar la ley que despenaliza la interrupción voluntaria del aborto, el 92% realizó fundamentaciones verdaderas y solo un 8% resultó difícil de comprobar.

Respecto al estudio, el director científico de la Fundación Huésped, Pedro Cahn, señaló que “las decisiones sobre salud pública se deben tomar apoyadas en argumentos basados en evidencia. Cuando esto sucede no hay lugar para dogmas y sentimientos personales. Porque lo que se busca es el bien común”.

Según consignó Página12, la comprobación de los datos se realizó el pasado 2 de junio, tras escuchar las exposiciones en las comisiones de Legislación Penal, Legislación General, Mujer y Salud.

Entre las afirmaciones realizadas por quienes rechazan el aborto, 14 son falsas, 7 no chequeables, 2 son dudosas y solo 4 verdaderas. En contraste, entre los argumentos de quienes se declararon a favor se encontraron 22 afirmaciones verdaderas, 2 no chequeables y ninguna falsa o dudosa.

En el debate argentino hay variados ejemplos sobre la argumentación deficiente de los opositores a la despenalización: “Quieren eliminar a los niños con discapacidad, a los niños con síndrome de down”, fue una de las frases de Mariana Rodríguez Varela.

Al respecto, la respuesta correcta es “el proyecto propuesto por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito no hace referencia a la discapacidad o el síndrome de down como causal para el aborto”, consignó Página12.