Durante el pasado lunes, el cardenal emérito de Valparaíso Jorge Medina publicó una columna en donde analiza la crisis que atraviesa la Iglesia Católica, tras los casos de abusos sexuales que fueron encubiertos por el clero.

“No sería acorde con el amor a la verdad negar la existencia de hechos graves y debidamente comprobados, que han tenido como autores a personas que desempeñaban ministerios eclesiásticos, pero sería dar muestras de una fe muy poco madura sacar de ahí la errónea conclusión de que la Iglesia haya perdido toda autoridad o credibilidad“, señaló el religioso.

Medina agregó que “amplificar indiscriminadamente las deficiencias y conductas ciertamente reprobables y sacar conclusiones generalizadas de hechos, por desgracia verdaderos y graves, si bien puntuales, aunque hayan sido reiterados, sería dar muestras de una lamentable señal de poco amor a la verdad e incluso de superficialidad”.

En sus argumentos, el cardenal de Valparaíso sentenció que “no actuaron así los santos que vivieron en tiempos difíciles y que, no obstante, siguieron creyendo que la Iglesia, a pesar de  las deficiencias de quienes somos sus miembros, es el instrumento querido por Dios y por el Señor Jesús para ayudarnos en el camino, con frecuencia fragoso, que conduce a la salvación”.

A través de redes sociales, José Andres Murillo, una de las víctimas de Karadima, respondió a las palabras del religioso: “Perfecta muestra del cardenal Medina. Malabarismo erudito para justificar, de manera superficial y poco inteligente, un sistema abusivo en la Iglesia“, cuestionó.