Durante la tarde de este martes, las voceras de la toma feminista de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile se refirieron a la renuncia del ahora ex decano, Davor Harasic, quien dio a conocer su decisión el lunes por la tarde a través de una carta, en que explicó que la movilización “ha impedido el normal desarrollo de las actividades de docencia, extensión e investigación de la Facultad”.

La toma feminista ya cumple 47 días, y se inició como rechazo a los mecanismos internos del plantel frente a denuncias de acoso y abuso sexual que involucraban a alumnos, docentes y funcionarios. Uno de los casos que ha concentrado mayor la atención es el sumario contra el profesor –y ex presidente del Tribunal Constitucional– Carlos Carmona, denunciado por acoso sexual por la estudiante Sofía Brito, proceso que finalmente culminó con tres meses de suspensión por “vulneración a la probidad administrativa”.

“La intención de esta movilización nunca fue la renuncia del decano. Nuestro interés está en construir una comunidad universitaria educativa que sea capaz de hacerse cargo de los problemas que hoy estamos enfrentando, y hacemos un llamado a la rectoría de nuestra universidad a mantener las puertas abiertas al diálogo, a recibir nuestro petitorio”, señaló Danae Borax. 

En tanto, Emilia Schneider afirmó que “consideramos una irresponsabilidad política la renuncia del decano” y explicó que “hoy la lucha que estamos impulsando implica un cuestionamiento profundo a la democracia al interior de nuestras instituciones”. “En ese sentido, la demanda por educación no sexista se propone cuestionar las relaciones de poder al interior de nuestra universidad, y por eso el interlocutor al que hemos apuntado desde el principio es el rector Ennio Vivaldi”, agregó.

Las estudiantes además recalcaron que las demandas por una educación no sexistas están en estrecha relación el estandarte de educación pública que la Universidad de Chile ha adoptado como eslogan. “Sabemos y creemos que es posible un proyecto de universidad que acabe con la precarización de las mujeres que hoy tiene a funcionarias, estudiantes y académicas lejos de los ámbitos de decisiones. Creemos que la demanda por la educación feminista también es una demanda por una educación pública y hacemos un llamado a que las autoridades se sumen”, explicó Millarai Huaquimilla.

Finalmente, Sofía Brito aseguró que desde su mirada, “la salida del decano es sumamente irresponsable, demuestra una irresponsabilidad política y la incapacidad para hacerse cargo de las demandas que hoy día estamos levantando en esta movilización”.

“Yo puedo hablar de mi situación particular y creo que él ha sido profundamente no dialogante, no ha querido establecer un canal, y en su carta de renuncia solamente reconoció lo que hizo bien. Pero lamentablemente se cometieron muchos errores en su administración en cómo se llevaron en los casos de acoso en la facultad y no hizo ninguna mención a eso”, finalizó.

Estudiantes de la toma feminista hablan de la renuncia de Davor Harasic, decano de la facultad.

Publicado por El Desconcierto en martes, 12 de junio de 2018