A 35 años de la aparición de la enfermedad en México, una muestra de arte y un seminario de reflexión buscan poner en el tapete cómo unos grupos sociales más desprotegidos que otros en función de la raza, la clase, el género, la sexualidad y las capacidades corporales, emocionales y mentales. “La lucha contra el SIDA evidencia el quiebre de la lógica “inclusión/exclusión” y “privilegio/opresión””, plantea el curador Eugenio Echeverría en la presentación de El chivo expiatorio: SIDA + violencia + acción.

Inaugurada la semana pasada en el Museo de la Ciudad de México en la capital mexicana, la exhibición hace un recuento de la enfermedad a través de gráficas, pinturas, videos y textos. Paralelamente se desarrollará el seminario “Más allá del más afuera: SIDA + violencia + acción” que entre el 19 de junio y el 21 de julio reflexionará sobre los activismos provenientes de la academia y las artes, así como las tácticas para resistir la violencia ejercida hacia los cuerpos y comunidades asociadas con las vulnerabilidades del VIH/SIDA. La actividad contará con la participación de los chilenos Lina Meruane, Víctor Hugo Robles (el Ché de los gays) y la artista de performance e investigadora Julia Antivilo.

¿Quién no ha visto al Ché de los gays en alguna marcha o movilización? Hasta en el video del tema Antipatriarca de Anita Tijoux aparece. Él, y Pedro Lemebel antes, han hecho consciencia desde sus propios cuerpos a través de performances y acciones callejeras. Lina Meruane, por su parte, publicó el libro Viajes virales, la crisis del contagio global en la escritura del sida donde traza las huellas que ha dejado el VIH en las letras latinoamericanas. “Fueron los artistas y los escritores vueltos activistas –muchos de ellos pertenecientes a estas comunidades– quienes cambiaron el curso de la epidemia. La hicieron visible, la pusieron en todas partes, y elaboraron discursos críticos ante el poder —dice la escritora—. Cuando publiqué en Chile mi libro Viajes Virales, para los jóvenes era una suerte de novedad. El aumento del contagio es muy preocupante. Esto que se está haciendo en México debería estarse haciendo también en Chile”.

Persona viviendo con VIH, el Ché de los gays se ha convertido en una figura emblemática en el movimiento contra la estigmatización. Su presentación dará cuenta de la evolución del mal “de ser llamado inicialmente por la prensa como “enfermedad rara” o “cáncer gay”” y “reconstruirá el devenir político-social de comunidades nacidas para enfrentar la muerte, la discriminación y el estigma social”, explica sobre su participación, que culminará con una intervención colectiva de la Marcha de la Diversidad Sexual 2018 en Ciudad de México el sábado 23 de junio.