Cinco mujeres fueron asesinadas en los últimos tres días en Chile. Ante esto, el Gobierno anunció que para los próximos días se llevará a cabo una reunión de coordinación entre los ministerios de la Mujer e Interior, además de la Fiscalía Nacional, el Poder Judicial y las policías, para abordar estos delitos.

“No tenemos una política robusta para enfrentar la violencia contra las mujeres”, dijo la ministra de la Mujer, Isbael Plá, agregando que “hoy día es muy difícil tener coordinación y el sistema, a veces, parece desbordado”.

Ayer fallecieron tres mujeres. Primero lo ocurrido en Maipú, donde encontraron los cuerpos de Gabriela Donoso y su hija de 17 años en el living de su domicilio. Más tarde, en Los Andes falleció la mujer colombiana Gertrudiz Martínez, luego que su pareja la asesinara con 10 puñaladas.

El lunes, en Concepción, Soraya Sepúlveda fue asesinada a tiros por su ex pareja. Antes, el domingo, Nelly Malo fue quemada y oculta en un tambor en el sector de Noviciado, en Pudahuel.

Ante el violento escenario, Plá aseguró que como las víctimas están sumidas en un círculo que incluye no solo la dependencia emocional al agresor, sino también económica, es necesario que ellas reciban el “apoyo del Estado para su reinserción en la sociedad”.

En ese sentido, agregó que la prioridad del Gobierno es sacar a las mujeres de este círculo de violencia que las lleva a tardar, en promedio, siete años en denunciar las agresiones. “Se requiere un cambio cultural como país; todavía hay un sector que justifica la violencia hacia las mujeres, aunque no lo digan públicamente”, concluyó.