Pese a que el gobierno rechazó incluir el derecho a la adopción homoparental en el proyecto de la nueva Ley de Adopciones, ayer la comisión de Familia de la Cámara de Diputados logró revertir la situación.

Fueron las diputadas de oposición Pamela Jiles (PH), Karol Cariola (PC), Carolina Marzán (PPD), Natalia Castillo (RD), Raúl Soto (DC) y Luis Rocaful (PS), quienes ingresaron una modificación al artículo 1 del proyecto del gobierno, agregando el derecho de las familias -“cualquiera sea su composición”- a adoptar. La medida también fue apoyada por Sebastián Keitel, diputado de Evópoli.

“La adopción tiene por objeto velar por el interés superior del niño, niña o adolescente adoptado, amparando su derecho a vivir y desarrollarse en el seno de una familia, ‘cualquiera sea su composición’, que le brinde afecto y le procure los cuidados tendientes a satisfacer sus necesidades espirituales y materiales, cuando ello no le pueda ser proporcionado por su familia de origen”, dice el texto del proyecto.

“Desde el primer artículo esta indicación incluye discriminaciones encubiertas y prelaciones encubiertas y eso es lo que, de un plumazo al comenzar la tramitación, hemos modificado, al quedar este artículo como corresponde, sin discriminar a ningún tipo de familia”, afirmó Pamela Jiles, presidenta de la comisión.

El cambio, eso sí, no fue sin polémica, ya que la llamada “bancada evangélica”, compuesta por los RN Francesca Muñoz y Eduardo Durán, solicitaron suspender el debate con el fin de evitar la posibilidad de abrir la puerta a la adopción homoparental. Ellos rechazan incluso que una pareja fuera del matrimonio pueda adoptar.

Ahora, el gobierno tiene hasta el 13 de julio para ingresar nuevas indicaciones, por lo que es posible que -dadas sus facultades constitucionales- retire el cambio ingresado por los diputados y diputadas.

Así quedo la redacción del proyecto: