Una de las noticias más celebradas durante este jueves es la aprobación de la legalización del aborto en la Cámara de Diputados argentina, luego de jornada que duró más de 20 horas y que culminó con una estrecha votación, con 129 votos a favor y 125 en contra.

En medio del debate, fueron varios los parlamentarios que revelaron que cambiaron su postura a medida que avanzó la discusión, y entre ellos se encuentra Vasco de Mendiguren, diputado del Frente Renovador (coalición de centro), quien explicó su postura a través de su cuenta de Twitter y cuya argumentación ha sido ampliamente compartida y alabada.

“Soy católico, y tengo convicciones profundas sobre la vida y la ética. No estoy de acuerdo con el aborto. Nunca lo estuve ni lo estaré. Pero mis convicciones son mías, y mi responsabilidad como legislador nacional es legislar para toda la sociedad”, comenzó el parlamentario.

De Mendiguren señaló que el debate que se extendió por meses en el Congreso “arrojó luz sobre una realidad dramática que hasta hoy no hemos podido solucionar. Y es nuestra obligación solucionarla. Es una realidad de salud pública que ya no podemos ignorar“.

El legislador además agregó que “la madurez de una sociedad se establece en estas discusiones, cuando la reflexión y el debate se sitúan por delante de nuestra individualidad, con el objetivo de construir políticas públicas que nos trascienden”.

Finalmente, cerró con una frase en que sintetizó en qué consiste para él la actividad política: “Mis convicciones son mías, guían mi vida. Pero mis convicciones no son la verdad. La verdad es lo que ocurre y mi obligación como diputado es trabajar para transformarlo”.

“Las creencias personales deben subordinarse a las iniciativas vinculadas con la salud pública y las políticas que pueden garantizarla. Esa es la razón por la que acompañaré con mi voto este proyecto”, cerró.