Acabo de terminar un libro, o sea me queda nada, que se llama De animales a dioses del autor Yuval Noah Harari. El libro es una breve historia de la humanidad desde el comienzo, un poco centrado en cómo somos los seres humanos. Habla de los sapiens, de los seres humanos como raza. De cómo eran los cazadores recolectores hace miles de años atrás y va desmitificando cosas que a uno le enseñaron en el colegio. Dice que los cazadores recolectores hace 20 mil años tenían el cerebro de mayor tamaño que el que tenemos actualmente y eso lo complementa contando de que como estaban expuestos a muchos estímulos todo el día, –por ejemplo, si te dormías te podía comer un león, por decirlo muy al lote–, esos estímulos los hacían ocupar sus capacidades más al límite. El libro va avanzando en los años y llega hasta nuestros días. Lo encontré muy interesante porque es una perspectiva para entendernos a nosotros y entender cómo hemos llegado a esto en lo que estamos. Eso a muy grosso modo. Anteriormente había estado leyendo un libro de un alpinista que se queda perdido en Pakistán, Tres tazas de té, de Greg Mortenson.

Este libro me pareció fascinante porque desmiente muchas cosas de la educación que tuvimos nosotros, en teoría de la evolución, de la Edad de Piedra y de muchas otras cosas, y habla de nosotros, los sapiens, como una raza bien consumidora y exterminadora de todo. Habla de la biofauna que había hace 20 mil años en Sudamérica, en Europa, en Australia. Se lo súper recomendaría a todo el mundo, especialmente a cualquiera que quiera empezar a estudiar Antropología o Arqueología o cualquier derivado de las ciencias sociales, hasta a un cientista político y a cualquiera que le interesen las ciencias sociales, o sobre todo que la fascine el tema de la evolución y de la historia.

Está en Chile, creo que está bien de moda, hasta un poco agotado. Me lo prestó un amigo que lee harto. Estudié dos años Sociología antes de dedicarme a la música y no tengo un tipo de libro. Me gusta leer harta poesía porque es más creativa, más imaginativa. Hace tiempo que no leo novelas. En el último tiempo he estado leyendo libros más informativos. El autor es muy didáctico, de hecho se refiere al lector en su libro.